Android Wear, o como ahora se conoce, Wear OS, es una plataforma que desde hace bastante tiempo se acerca mucho a lo que se puede considerar abandonada. No es que Google no le haya seguido dedicando recursos en software, el problema ha estado en hardware. Por una parte, los principales fabricantes venden entre poco y nada, y por otra, viendo esa situación, Qualcomm dejó de lanzar chips dedicados. En este sentido, hoy podemos hablar de que la compañía californiana puede revivir la plataforma, con el lanzamiento del Snapdragon 2500.

El Snapdragon 2500, sorprendentemente destinado a smartwatches para niños, es el primero desde el Snapdragon 2100, que tiene más de dos años y estaba fabricado en tecnología de 28 nanómetros, estrenada hace más de un lustro. No está, por tanto, destinado a suceder a su antecesor aún, ese lugar probablemente lo ocupe otro chip lanzado en la segunda mitad de año que daría vida al rumoreado Pixel Watch.

No se conocen demasiados detalles técnicos, pero sí que el Snapdragon 2500 es un chip de cuatro núcleos Cortex A7, también de hace varias generaciones, que usa el módem X5, que soporta LTE de categoría cuatro, con 150 Mbps de bajada y 50 Mbps de subida.

La autonomía, esencial en el área de los relojes inteligentes, ha mejorado un 14%, lo que indica que tampoco estamos ante un cambio demasiado relevante en la litografía usada en la fabricación del Snapdragon 2500, si es que existe. Las mejoras vendrían de la parte de un nuevo circuito integrado de gestión de energía (PMIC).

El lanzamiento de cualquier producto relacionado con Wear OS es relevante, porque por poco que sea, puede suponer la supervivencia de la plataforma. Los smartwatches para niños no alcanzan la relevancia de los corrientes, pero en un momento en el que el uso de smartphones por parte de los más pequeños sigue en entredicho, poder contar con un dispositivo autónomo, que permita recibir llamadas y obtener localización se convierte en una pieza de tecnología muy atractiva, porque fuera de ocio, aporta mucha seguridad. Por ejemplo, los relojes que lleguen con él soportarán cámaras a las que los padres podrán acceder desde sus smartphones, y contarán con NFC con seguridad reforzada para pagos.

Hasta ahora, muchos de esos dispositivos eran poco más que dumbphones integrados en forma de reloj en la muñeca, pero este Snapdragon 2500 puede hacer que sean inteligentes de verdad.