De la misma forma que Android Pay pasó a llamarse Google Pay, el gigante estadounidense anunció este miércoles el rebranding del sistema operativo Android Wear, que ahora será conocido como Wear OS.

"Anunciamos un nuevo nombre que refleja mejor nuestra tecnología, visión y, lo más importante de todo, las personas que llevan nuestros relojes", afirmó Dennis Tropper en el comunicado oficial de la compañía.

Las razones tras el cambio de nombre

  • Android Wear no es solo Android. En 2017, uno de cada tres usuarios de la plataforma contaba un iPhone como smartphone principal. La marca Android, por lo tanto, no casa con esos casos particulares. Wear OS, en cambio, resulta más inclusivo.

  • ¿Es iOS el camino a seguir para el crecimiento?. Aunque Android Wear y iOS son capaces de trabajar en conjunto, la experiencia sigue siendo inferior a la que ofrece el tandem Android-Android Wear. ¿Cambiará la situación tras el rebranding?

  • Android solo para el teléfono móvil. Los últimos movimientos de Google parecen indicar que la compañía estadounidense solo quiere emplear el término "Android" cuando se traten características o productos enfocados única y exclusivamente en la telefonía móvil. Cuando Android Pay intentó adentrarse en Chrome y Assistant, su nombre cambió a Google Pay. Lo mismo sucedió con Android Wear.

Intentando reconducir el barco

Android Wear navega a la deriva casi desde el minuto en el que se anunció. La irregularidad de las actualizaciones y el bajo impulso del ecosistema no han hecho más que ahogar en un pozo cualquier pequeña esperanza de éxito.

Según IDC, ningún fabricante de smartwatches con Android Wear logró hacerse un hueco entre los más vendidos. Solo Huawei, con un escaso 4,3% de cuota de mercado, logró aparecer con nombre y apellidos en el ranking.

La situación contrasta con la de Apple, su máximo rival. La empresa de Cupertino abarcó el 21% de la cuota de mercado global tras incrementar las ventas de Apple Watch en un 57,5%. A día de hoy son la primera "fuerza wearable", y no parece que vaya a cambiar a corto o medio plazo.