Que una marca o compañía sean reconocibles por todos requiere tiempo, esfuerzo y una buena estrategia. También ayuda que el logotipo, emblema y nombre sean atractivos y fáciles de memorizar por el público.

Otro detalle que cada vez tiene más importancia es contar con tu propia fuente de letra. Parece una tontería, sólo son letras, pero disponer de una fuente de letra u otra cambia mucho el mensaje que transmites al igual que influye el color empleado.

En la actualidad hay centenares de fuentes de letra, originales o variaciones de grandes como Times, Helvetica o Garamond. Si cambiamos la fuente del nombre de una empresa o marca, notaremos que tiene algo distinto, aunque no reconozcamos qué.

La identidad corporativa o identidad visual ya no sólo implica tener tu propio logotipo, nombre distintivo y emblema. La fuente de letra en sí también define a una compañía, y si quiere ser exclusiva, diseñar su propia fuente se convierte en un paso más para destacar.

A continuación, cinco ejemplos de fuentes de letra creadas a propósito por grandes de internet para distintos propósitos.

Apple

Empezamos por Apple, el gigante responsable de revolucionar el mercado de los teléfonos inteligentes, popularizar las computadoras personales, reinventar las tablets y cuyas presentaciones se siguen en todo el mundo.

Apple siempre ha destacado por su diseño, tanto de sus dispositivos y computadoras como de sus sistemas operativos y aplicaciones. Hay mucha literatura al respecto, y sólo hay que ver alguna de las muchas entrevistas a Jonathan Ive, el vicepresidente Senior de Diseño de Apple, para comprobar cuán detallistas son en todos los aspectos.

De ahí el lanzamiento en 2015 de San Francisco, la fuente de letra que encontramos en cualquier rincón de iOS, macOS, tvOS y whatchOS.

Fuente: Wikipedia

Además de estar disponible para usar en cualquier aplicación en dispositivos Apple, cualquiera puede descargar la fuente San Francisco y sus distintas variantes: Compact, Mono y Pro.

Basada en la popular Helvetica y en la menos conocida FF DIN, San Francisco es fuente Sans Serif que da homogeneidad a todo el software de Apple, hardware, a su página web y demás publicaciones.

Pero San Francisco no es su primera fuente de letra propia. Con anterioridad surgieron New York (1983), Chicago (1984), Geneva y Cairo. Todas ellas fueron Sans Serif y diseñadas por Susan Kare, diseñadora gráfica responsable de iconos e interfaces de los Macintosh de los 80.

Google

El gigante responsable de Google, Gmail, Drive, Maps, YouTube y Android también tiene especial interés en el diseño. Sólo hay que ver cómo revolucionó su buscador el panorama al mostrar una página en blanco con un cuadro de búsqueda y dos botones, nada que ver con la moda del momento de llenar la página de menús, enlaces y contenido.

En cuanto a las fuentes de letra, Google nos ofrece Google Fonts, un repositorio de fuentes gratuitas y con licencia libre para usar en nuestra página web o en nuestros diseños.

Fuente: Wikipedia

Google también ha coqueteado con el diseño de fuentes de letra, como Roboto, la fuente de Android 4.0 que se lanzó en 2012 para descargar gratuitamente. Cuenta con varios derivados, como Slab, Mono o Heebo.

Curiosamente, Roboto pertenece a la misma categoría de San Francisco, Sans Serif, y a la misma clasificación, neogrotesco. Su responsable fue Christian Robertson, diseñador de interfaces de Google que también diseñó la fuente Titling de Ubuntu Linux.

En 2015, Google lanzó otra nueva fuente de letra propia, Product Sans, de tipo Sans Serif que se empleó en el nuevo logotipo.

Microsoft

En 2012, Microsoft realizó un cambio radical de aspecto tanto en su logotipo como en el de sus demás productos, en especial Windows y Office.

Pues bien. Este cambio se hizo con la fuente de letra Segoe, empleada también en documentos, marketing y en cualquier publicación y material offline u online relacionado con Microsoft y que con anterioridad se había introducido en productos como Windows Vista, Office 2007, Windows Live Messenger 2009 y Outlook.com (el reemplazo de Hotmail).

Técnicamente la fuente es propiedad de Microsoft, si bien no fue creada en sus oficinas sino en Agfa Monotype a manos del diseñador Steve Matteson y vio la luz por vez primera en 2004.

Al igual que las fuentes de Apple y Google se trata de una Sans Serif con el propósito de ser legible en cualquier interfaz, física o digital. Como derivadas, Segoe tiene las variantes Mono, Symbol e Historic.

Otra fuente creada por Microsoft es Selawik, publicada en 2015, muy similar a Segoe y que se recomienda como estándar de las aplicaciones universales UWP, una API que intenta crear apps compatibles con Windows 10, Windows 10 Mobile y Xbox One sin necesidad de portar ni reescribir código.

Selawik también está presente en WinJS (la librería JavaScript de código libre desarrollada por Microsoft) y en Winstrap.

Netflix

Netflix es otro grande de internet que cuida mucho su imagen corporativa y sus publicaciones, tanto para anunciar su servicio como para hacer publicidad de sus próximos estrenos.

En el pasado, Netflix empleó la fuente Gotham para su publicidad y publicaciones, una fuente digital creada en 2000 y que ha sido empleada, entre otros, por la campaña presidencial de Barak Obama o por el One World Trade Center.

En España, partidos políticos como Podemos o el Partido Popular también la han adoptado en sus logotipos.

La fuente la creó el diseñador Tobias Frere-Jones por encargo de la revista GQ e inspirándose en la fuente Futura.

Pero emplear una fuente implica un desembolso de dinero, por lo que Netflix decidió crear su propia fuente de letra: Netflix Sans.

Netflix Sans es una de las fuentes más nuevas (se presentó en marzo de 2018) y sus padres son la empresa Dalton Maag a petición del líder de diseño de Netflix Noah Nathan.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.