Netflix puso el ejemplo y pronto otros le siguieron. Desde Amazon Prime hasta Hulu y próximamente el servicio de streaming que tendrá Disney. AT&T quiso tener su pedazo del pastel con el lanzamiento de su propio servicio de streaming: Watch TV.

Esto ha sido posible para la segunda operadora de servicio inalámbricos en Estados Unidos después de haber completado la semana pasada la adquisición de Time Warner, el tercer conglomerado de medios y entretenimiento más grande por detrás de Disney y Comcast, por 85.400 millones de dólares.

Watch TV cuenta con más de 30 canales televisivos en vivo como Warner Bros., TBS, TNT, CNN, BBC, HGTV y Discovery. Sin embargo, estos no incluyen noticias locales o sobre deportes, con lo cual se distingue de los planes que incluyen el servicio DirecTV Now, que AT&T compró en 2015.

Si bien será gratuito para los clientes de los nuevos planes de AT&T llamados Unlimited y MoreSM Premium, tendrá un costo de 15 dólares al mes como un producto independiente para el público en general. El plan de mayor costo también incluirá de forma gratuita HBO, que tiene a la exitosa serie Juego de Tronos.

Lo que no está claro es si solamente estará disponible en Estados Unidos o si Watch TV también llegará eventualmente a otros países como México. Aunque, de probarse exitoso, no sería de extrañarse que así sea en un futuro próximo.

David Christopher, presidente de movilidad y entretenimiento de AT&T, declaró en una entrevista, según recoge Reuters:

Este es el primer paso para transformar cómo se crea, distribuye y consume el contenido.

La adquisición de Time Warner por parte de AT&T no se dio de buenas a primeras, pues el Departamento de Justicia de los Estados Unidos intentó impedir el trato con una demanda, en la que alegaba que esta fusión daría a AT&T una influencia desleal sobre los proveedores rivales de televisión de paga. No obstante, a principios de este mes un juez federal les dio la victoria, lo que permitió concretar la compra.

Por supuesto que el nuevo servicio de streaming es una estrategia del gigante estadounidense de las telecomunicaciones para impulsar las ventas de sus planes y quitarle algunos clientes a su competencia directa T-Mobile. Sea por el motivo que sea, a final de cuentas Watch TV se suma como un competidor más en el segmento del streaming con una gran infraestructura por detrás para impulsar su servicio.