Septiembre de 2017. Retrocedemos unos meses para volver a encontrarnos en la presentación de los nuevos iPhone 8 y el esperado iPhone X, los cuales se encuentran actualmente en las estanterías de las tiendas de Apple. Entre ambos, un nuevo producto no esperado: AirPower, una base de carga inalámbrica con capacidad para poder proporcionar energía hasta a tres dispositivos al mismo tiempo que llegaría al mercado a principios de 2018. Sin embargo, esa sería la primera y última vez que oiríamos hablar a la compañía californiana de este dispositivo.

Volvemos a la actualidad. Es junio de 2018 y no hay rastro alguno de un productos que debería haber llegado hace, al menos, un par de meses a las tiendas. Apple no se pronuncia al respecto e, imaginamos, terminará por comercializar dicho accesorio en algún momento de este año. Pero ¿qué es lo que está haciendo que la producción se haya visto retrasada tan severamente?

Un accesorio "complicado"

Según se detalla en Bloomberg, la fabricación de AirPower se habría visto afectada por varios factores que interferido en el proceso de producción a gran escala. Citando fuentes cercanas al desarrollo del dispositivo, se afirma que la principal causa de complejidad se encuentra en los sensores que permiten la carga, ya que no solo han de tener el mencionado soporte para poder trasladar la energía a tres dispositivos de manera simultánea, sino que además Apple quiere que toda la superficie de la base sea útil. Esto enmarañaría todavía más la disposición de los componentes internos, llevando a la necesidad de implantar procesos novedosos y la consiguiente inversión en tiempo que eso supone.

Además, la tecnológica de Cupertino quiere que su base de carga se diferencie aún más, si cabe, de las múltiples que se pueden encontrar en el mercado actualmente bajo el estándar Qi, adoptado por los principales fabricantes. Para ello, AirPower cuenta con un chip dedicado para que una versión básica de iOS, su sistema operativo móvil, gestione la energía de los dispositivos y el emparejamiento de los mismos para mostrar datos como el estado de carga. Nuevamente, esto estaría ralentizando un proceso con el que Apple erró completamente en sus estimaciones de comercialización.

AirPower es solo otro de los casos en los que la empresa ha experimentado problemas de producción, con casos recientes como el de los AirPods o el Homepod. La base de carga podría llegar definitivamente al mercado en septiembre (junto con un estuche de carga inalámbrica para los AirPods que está igualmente desaparecido desde septiembre), aprovechando el evento en el Apple –previsiblemente– presentará sus nuevos teléfonos.