Spotify podría estar a punto de dar un paso atrás en sus medidas para castigar la mala conducta de los músicos. El streaming musical retiró a principios de este mes de mayo a R.Kelly de las listas de reproducción y recomendaciones algorítmicas después de que el cantante fuera acusado de abuso sexual.

A pesar de que los temas seguían estando disponibles en la plataforma, Spotify dejó de recomendarlo para mostrar su disconformidad con las acciones de Kelly. El rapero estadounidense XXXTentacion fue otro de los músicos afectados por las políticas de odio de la compañía después de que este fuera acusado de agredir a una mujer embarazada.

Sin embargo, esta dinámica no ha sido bien recibida por la industria musical y el streaming podría retractarse. Según un artículo de Bloomberg, Spotify está recibiendo críticas de artistas y de empleados por castigar a los músicos y, según apuntan varias fuentes, estaría hablando con la industria y activistas de derechos civiles sobre cómo puede ser la mejor manera para afrontar estos problemas.

La nueva política de la empresa fue aplaudida por muchos suscriptores por castigar los comportamientos de R.Kelly y no quedarse de brazos cruzados. A pesar de los apoyos, Spotify también recibió quejas por parte de músicos como Kendrick Lamar, quien mostró su disconformidad con la decisión y amenazó con sacar sus temas de la plataforma si volvía a suceder algo parecido con otros cantantes.

Asimismo, un empleado de Spotify señaló que abandonaría la empresa por no estar de acuerdo con las medidas tomadas. Finalmente, los directivos afirmaron que revocarían estas políticas y el trabajador ha decidido quedarse, según las fuentes consultadas por Bloomberg.

Uno de los aspectos que criticaron los retractores de estas políticas fue la presunta autoridad que tendría Spotify para castigar a los músicos. Por otro lado, se puso en duda la capacidad de la empresa para poder analizar los millones de artistas que están en la plataforma y sus comportamientos. En este contexto, se criticó que solamente han sido castigados algunos músicos, mientras que otros cientos de artistas con antecedentes han quedado impunes.

La polémica por las políticas no interesa para nada al streaming musical, el cual actualmente se encuentra en plena competición con Apple Music. A pesar de que Spotify sigue contando con más suscriptores que el servicio de la empresa de Cupertino, este le pisa cada vez más los talones.

La compañía no ha dado detalles concretos sobre cuando pondrá punto y final a estas medidas y si la música de R.Kelly volverá a las listas de reproducción de la plataforma. No hay confirmación oficial pero los numerosos críticos y las consecuencias si se siguieran llevando a cabo estas políticas son demasiado arriesgadas para la compañía que acaba de salir a Bolsa y que se juega el puesto por el liderazgo del streaming musical a nivel mundial.