Quedan apenas unas horas para el lanzamiento de InSight, la misión espacial que explorará el corazón de Marte para comprender el origen y la evolución de los planetas rocosos del sistema solar, incluida la Tierra. La NASA tiene previsto que el robot geofísico despegue a bordo de un cohete Atlas V este sábado 5 de mayo a las 7:05 h EDT (13:05 h CEST). Será la primera vez que se envíe al espacio una misión con destino a otro planeta desde la costa oeste de Estados Unidos.

El lanzamiento de InSight tendrá lugar desde el complejo 3 de lanzamiento situado en la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg. Normalmente las sondas interplanetarias despegan desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, localizado en Florida, en la costa este norteamericana. Según la NASA, estas misiones viajan hacia el este, sobre el agua. El despegue con dirección este, continúa la agencia espacial, "agrega el impulso de la rotación hacia el este de la Tierra al propio impulso del vehículo de lanzamiento".

https://hipertextual.com/2018/05/insight-marte-nasa

En el caso de InSight, la NASA defiende que el cohete que se utilizará "es suficientemente poderoso como para volar hacia el sur con dirección al mar desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg". El vehículo, un Atlas V-401, ya fue empleado por la agencia espacial norteamericana para enviar al espacio la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) en 2005, al ser uno de los cohetes de mayor tamaño disponibles en la actualidad para viajes interplanetarios.

En aquel caso, no obstante, la Mars Reconnaissance Orbiter viajó desde la costa este de EE.UU. al ser una carga mucho más pesada. Según aclara un portavoz de la NASA a Hipertextual, el lanzamiento de la sonda MRO supuso un desplazamiento de casi 2.100 kilogramos, mientras que en esta ocasión InSight representa un peso de 694 kilogramos. El Atlas V es propiedad de United Launch Alliance, un consorcio formado por Boeing y Lockheed Martin.

Además, según aclara la propia agencia, el complejo que se utilizará ahora está mucho más libre que los espacios habilitados para ello en Florida, una razón que ha apoyado la elección de California por primera vez como escenario de un lanzamiento de este tipo. En el caso de que hubiera cualquier problema en el despegue, los investigadores tienen hasta el próximo 8 de junio como límite para volverlo a intentar, con ventanas de lanzamiento diarias de dos horas. No obstante, el despegue de InSight será solo el principio de un largo viaje.

El robot, que se encargará de estudiar el interior profundo de Marte, tendrá que recorrer 485 millones de kilómetros hasta alcanzar el planeta rojo el próximo 26 de noviembre de 2018, cuando está previsto que llegue a la superficie marciana. Allí comenzará su trabajo de los próximos dos años, donde tratará de determinar la existencia de sismos en Marte, comprender cómo se formaron los volcanes en este mundo o calcular la tasa de meteoritos que impactan contra el planeta rojo. Si todo sale según lo previsto, los científicos de la NASA —y de otras instituciones que colaboran en el proyecto, incluido el madrileño Centro de Astrobiología— conseguirán que una de las misiones espaciales de 2018 más destacadas sea todo un éxito.