Harvey Weinstein se ha entregado hoy ante la Policía con el fin de ponerse a disposición de la Justicia. El famoso productor, sobre el que pesan acusaciones de agresión y abuso sexual que presuntamente perpetró contra decenas de mujeres, llegó a las 7:27 h (hora local) a la comisaría 1 del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD, en inglés) para someterse al proceso de registro y toma de imágenes y huellas dactilares, según informa EFE. Comienza así el primer procedimiento por vía penal en Estados Unidos contra Weinstein.

En este proceso, el productor de la compañía The Weinstein Company —de la que fue luego despedido—, está imputado por supuestamente violar a una mujer cuya identidad no ha trascendido y forzar a la actriz Lucia Evans a practicarle sexo oral. Según informa El País, Harvey Weinstein tendrá que declarar ante el juez Kevin McGrath de Manhattan tras completar su ficha policial. El pacto que ha alcanzado con el fiscal Cyrus Vance incluye el abono de una fianza de diez millones de euros, la entrega del pasaporte y el uso de un brazalete electrónico para controlar sus movimientos.

El comienzo del procedimiento penal contra Harvey Weinstein llega siete meses después de que sendas investigaciones periodísticas publicadas por The New York Times y The New Yorker destaparan el escándalo silenciado durante años por Hollywood. Ambas informaciones fueron recientemente reconocidas con el premio Pulitzer. El galardón destacó "el periodismo explosivo e impactante que expuso a depredadores sexuales poderosos y ricos, haciéndoles rendir cuentas por denuncias de coacciones, brutalidad y la acción de silenciar a las víctimas".

Tras la publicación de los reportajes que destaparon el escándalo Weinstein, la Policía de Nueva York y la Fiscalía del distrito comenzaron sus investigaciones sobre las acusaciones vertidas. Las evidencias obtenidas fueron presentadas ante un jurado hace unos días, mientras continúan las pesquisas acerca de las denuncias de la actriz Paz de la Huerta, que declaró públicamente que Harvey Weinstein presuntamente la violó en dos ocasiones en 2010. Entre las intérpretes que han acusado al productor de haberlas agredido o abusado sexualmente se encuentran figuras conocidas como Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie, Salma Hayek o Lupita Nyong´o. Después de que se conocieran las informaciones periodísticas, la actriz Alyssa Milano lanzó la campaña #MeToo, un hashtag en Twitter para que las mujeres denunciaran públicamente en redes el acoso.