El futuro de la lucha contra el cáncer parece estar en la medicina personalizada, es decir, en terapias que tengan en cuenta las alteraciones genéticas del paciente para encontrar una forma de curarlos de forma individual. Ahora, un equipo de investigadores de la Unidad de Bioinformática del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha creado el programa de análisis de datos PanDrugs para ayudar a los pacientes de cáncer con su tratamiento. Pero ¿qué es? ¿Cómo va a ayudar a la lucha contra esta enfermedad?

PanDrugs, hacia la medicina personalizada

“Uno de los objetivos de la medicina personalizada es que, con los datos moleculares de un paciente, se le podrá proporcionar un mejor tratamiento, un mejor diagnóstico y, por tanto, una mejor prevención”, explica Fátima Al-Shahrour, jefa de la Unidad de Bioinformática del CNIO. “Nosotros pretendíamos que con una metodología computacional para que a partir de los análisis de un paciente, es decir, de sus datos de mutaciones, proponerle cuál sería el mejor tratamiento de forma automática”, ilustra.

Por tanto, PanDrugs es un programa para uso de médicos clínicos que analiza las mutaciones del paciente de cáncer para ver cuál es el mejor tratamiento para él. “Engloba todas las bases de datos farmacogénicos, es decir, qué drogas hay que inhiban determinada acción de un gen, y las asocia con aquellos genes que están implicados en el cáncer”, explica Al-Shahrour.

¿Cómo funciona?

En el programa se meten una lista de genes o un perfil mutacional y se calcula, a partir de las secuencias alteradas, “cuáles son los más relevantes, es decir, cuáles tienen un impacto funcional según las mutaciones que tienen y proponer qué fármacos aprobados o en ensayos clínicos pueden ser los más adecuados para la persona”, comenta.

Este programa sugiere cuál, de todos los que hay, es el que mejor se ajusta: “Pero siempre tiene que haber un clínico que tome la última decisión y [para valorar] que lo que propone PanDrugs tiene sentido”, aclara.

“Hemos intentado mirar algo más allá del gen-fármaco y tener en cuenta la globalidad del perfil molecular”, comenta la investigadora. La metodología de PanDrugs ha sido publicada hoy en la revista Genome Medicine.

Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO)

"Necesitamos que se use"

Pero todo esto es, todavía, teórico. “Necesitamos que se use”, afirma Al-Shahrour varias veces desde el otro lado del teléfono. Es necesaria más “información validada”, ya que han testado la herramienta con “cohortes de pacientes que tienen información molecular” a los que se les “ha propuesto el tratamiento”, pero sin probarlo realmente. “No sabemos si eso funcionaría ya que está sujeto a múltiples factores”, señala.

Aunque ya tienen los datos moleculares de “decenas de miles de pacientes” y se ha aplicado PanDrugs en cada uno de ellos, proponiendo de forma virtual diferentes terapias, faltan datos importantes. "Estos pacientes probablemente ya han fallecido y no sabes qué tratamiento se les dio”, comenta. Así pues, este tipo de herramientas será más útil cuando se disponga de los perfiles moleculares de más pacientes, pero también de la información qué tipo de tratamiento se le ha dado a cada persona.

“Por ejemplo, estamos haciendo un ensayo clínico en el que a pacientes con cáncer de páncreas se les está secuenciando, ejecutamos la herramientas y proponemos tratamientos para ver si realmente funciona o no”, explica. “Esta herramienta es para ayudar y sugerir a los clínicos un posible tratamiento, todavía no tenemos feedback ni estadísticas de si funciona o no”. Ese feedback es esencial para que el programa mejore.

El futuro es la medicina individualizada

“Hay mucha polémica respecto a la medicina individualizada”, comenta Al-Shahrour. “Las expectativas estaban muy altas y ahora que se está aplicando un poquito en investigaciones se han dado cuenta de que es mucho más difícil ya que los beneficios que se reportan serán más a largo plazo”.

“Por ejemplo, conocer la información molecular de un paciente siempre va a ayudar a decidir qué tratamiento darle, pero también, en un futuro, vamos a tener disponible esta información y va a ser relevante para la prevención, por ejemplo saber que va a tener predisposición a una enfermedad”, afirma.

“Pero el tratamiento siempre ha sido individualizado: una persona iba a la consulta del médico y hablaba con él, solo que ahora los facultativos van a tener más datos y herramientas. Porque cada persona es un mundo y cada genoma es único. Así que la prevención, tratamiento o seguimiento será diferente para cada una”, concluye Al-Shahrour.

PanDrugs es una herramienta que se ha desarrollado en colaboración con médicos clínicos e investigadores del cáncer, pero también con ingenieros informáticos del grupo SING de la Universidad de Vigo. “Este tipo de trabajos salen bien gracias a un equipo multidisciplinar”, destaca Al-Shahrour.