Todavía quedan muchos detalles por cerrar de la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Estos días se ha podido ver un nuevo ejemplo de que todavía queda mucho por hacer. La pregunta que se hacen esta semana es si el país saldrá también del programa Galileo de la Agencia Espacial Europea (ESA), una entidad de la que forman parte veintidós Estados, incluyendo alguno que está fuera de la UE —como Noruega y Suiza—.

En principio la UE no quiere echar a Reino Unido del proyecto, pero sí limitar su acceso a determinada información, según anunciaron este jueves en una reunión en Bruselas con los ministros de Economía.

Esta noticia no ha sentado bien al país y su ministro de Economía, Phillip Hammond, ya ha anunciado que “irán solos” después del brexit si la UE lleva a cabo su amenaza de bloquear el acceso, según ha informado The Guardian.

"Necesitamos acceso a un sistema de satélites de este tipo. El plan siempre ha sido trabajar como miembro principal del proyecto Galileo, contribuyendo financiera y técnicamente al proyecto”, ha dicho Hammond. "Si eso resulta imposible, entonces Reino Unido tendrá que hacerlo sola, posiblemente con otros socios fuera de Europa y Estados Unidos, para construir un tercer sistema competitivo". Pero por razones estratégicas de seguridad nacional, necesitamos acceso a un sistema y nos aseguraremos de obtenerlo ".

La Comisión Europea, por su parte, ha citado cuestiones legales para el intercambio de información sensible con un Estado no miembros para justificar su decisión de sacar del proyecto a empresas británicas, además de repartir entre los Estados miembros los proyectos que llevaba a cabo Reino Unido en la ESA. Además, la UE ha explicado que restringirá el acceso a las señales cifradas de Galileo. Bloquear el acceso a Estados no miembros a determinada información fue una decisión que se tomó en 2011, cuando Reino Unido todavía formaba parte de la UE y pudo votar.

“Reino Unido quiere transformar Galileo de un programa sindical a un programa conjunto UE-Reino Unido y esa es una gran pregunta para la UE”, ha dicho un alto funcionario europeo. "Quieren tener acceso privilegiado a los elementos de seguridad de PRS (el sistema de navegación encriptado para usuarios autorizados por el gobierno) y poder continuar fabricando los módulos de seguridad, lo que significa que después del brexit, el Reino Unido, como tercer país, tendría la posibilidad de apagar la señal para la UE", ha añadido.

"También significa que están pidiendo información y la posibilidad de producir los módulos de seguridad que les darían información que actualmente no todos los Estados miembros tienen".

La Comisión Europea está dispuesta a informar a los Estados miembros para evaluar sus puntos de vista, pero el enfoque del Reino Unido ha sido descrito como una "gran pregunta".

Qué es Galileo

El programa Galileo es un sistema de navegación por satélite, es decir, es como el GPS estadounidense o el Glonass ruso. La ESA ya ha comenzado a enviar sondas al espacio para poner en marcha el proyecto, que está funcionando desde diciembre de 2016. No obstante, la constelación de satélites no estará completa hasta 2020.

La idea es contar con un sistema de navegación por satélite para la UE que sea más preciso que el GPS e, incluso, que las señales de ambos puedan complementarse a la vez en el mismo dispositivo.