Tras el fracaso con la Agencia Europea del Medicamento, cuya sede finalmente albergará Ámsterdam y no Barcelona, el Brexit le ha terminado regalando a España una entidad que hasta ahora se ubicaba en Swanwick, al sur de Reino Unido. Se trata del Galileo Security Monitoring Center (GSMC), un organismo que apoya a la oficina central de vigilancia, que se localiza en Saint-Germain-en-Laye (Francia).

La candidatura presentada por España ha ganado a sus competidoras, Bélgica, Portugal y Rumanía. De este modo, San Martín de la Vega, situado en la comarca de Las Vegas de la Comunidad de Madrid, ha sido el municipio elegido para la reubicación del GSMC a partir de 2019. Será el segundo lugar en la región que albergue espacios relacionados con este programa europeo de navegación, ya que en la actualidad uno de los Centros de Servicios del sistema de satélites Galileo se encuentra en las instalaciones del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) de Torrejón.

La sede madrileña del Centro de Vigilancia de Seguridad Galileo comenzará a estar operativa a partir de abril, según El Mundo, con el objetivo de que esté completamente lista en marzo de 2019, como informa El Confidencial. Su nueva localización, no obstante, conllevará el traslado de la única persona que trabaja a tiempo completo hoy en día en las instalaciones de Swanwick, a pesar de las promesas realizadas por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que aseguraba que se crearían un centenar de empleos directos y muchos más indirectos. Los cálculos realizados hasta la fecha por la Comisión Europea apuntan que se podría dar trabajo a entre 3 y 30 personas, como ha dicho la portavoz comunitaria.

Las diferencias entre el regalo que hubiera supuesto la Agencia Europea del Medicamento y el premio de consolación del Centro de Vigilancia de Seguridad Galileo son notables. En el primer caso, la EMA cuenta con 890 empleados y recibe anualmente a más de 35.0000 expertos de la industria farmacéutica, lo que supone una importante inyección económica para la ciudad elegida como sede. En cambio, la oficina que se situará en San Martín de la Vega, pese a representar una buena noticia, no tendrá un impacto tan grande en la Comunidad de Madrid.