No todo lo que empieza de una manera termina siendo como uno esperaba. Al menos eso no suele ocurrir en el mundo de las startups y los emprendimientos. Muchas de ellas nacen con una idea clara de qué hacer; pero ya sea por preferencias, evolución del mercado o porque simplemente lo que hacen no termina de cuajar, su misión termina derivando a otros derroteros.

Fue la historia de Yexir, evolucionado a Helloumi para pasar más tarde a ser LandBot fue un claro ejemplo de cómo una buena idea puede no tener cabida en el mercado, por muy buenas intenciones que esta pueda albergar. Una historia más o menos similar sufrieron los creadores de Zensei: una app que, operando a través de Facebook Messenger, avisaba a través de mensajes de los niveles de contaminación, virus, polen o climas extremos.

La duda en toda esta historia era la de cómo evolucionar un negocio que, pese a tener foco en los avisos de la ciudad, no tenía modelo de negocio alguno. Fundada por David Martín-Corral, el mismo que fuese uno de los creadores del popular Politibot, Zensei viviría una suerte parecida. Necesitaba evolucionar para crecer o, al menos, sobrevivir. El propio David explicada a Hipertextual que habría que ver cómo evolucionaban las suscripciones. El resultado fue que, después de 12 semanas, existía una retención del 40% semanal. O lo que es lo mismo: 1 millón de usuarios en ese espacio de tiempo y solo con alertas oficiales.

Zensei.es

Pero no era suficiente para crear negocio. El equipo de Zensei decidió enfocarse en un grupo de población muy específico. En España existen, aproximadamente, 5 millones de personas afectadas por asma, EPOC o rinitis alérgica, este grupo fue precisamente el que se posicionó como objetivo del nuevo modelo de negocio de uno de los creadores de Politibot. Después de encuestas y entrevistas se llegó a la conclusión de cuáles son las necesidades de estos grupos de población; médicos, cuidadores o enfermeros también eran importantes. Ya no solo valía con avisar de cómo iba a estar el aire de la ciudad en cuestión, ahora también había que añadir controles de medicación y cruzar los datos del entorno con los síntomas del paciente por si existían desencadenantes medioambientales.

En un intento de hacer foco de negocio en las aseguradoras y farmaceúticas, la realidad es que estas últimas han dado pocas señales de vida. Pero no sería un foco de negocio muy desencaminado realmente; de poder conectar con el sector médico, cosa que tendría sentido puesto que en el equipo se encuentran antiguos miembros de Doctor 26, sería un modelo de negocio viable a largo plazo. Además de modelos personalizados para cada usuario listos para vender a aseguradoras ávidas por tener clientes estudiados al milímetro.