Los esfuerzos del Gobierno ruso por bloquear la aplicación de mensajería Telegram en el país siguen su absurdo y poco eficiente camino, alcanzando ya los 18 millones de direcciones IP bloqueadas por el organismo regulador nacional. Pese a esto, los habitantes de Rusia siguen teniendo acceso a la plataforma propiedad de Pavel Durov.

Esta censura, destinada a afectar al uso de Telegram, está provocando fallos en el funcionamiento de muchos de los servicios asociados a Google y Amazon como consecuencia del bloqueo de las direcciones IP de estas plataformas en la nube. Así, algunos de los que hacen uso de las mismas se han visto afectados de igual manera –como pueden ser Spotify, Gmail o Twitch– sin tener nada que ver con el caso de la aplicación de mensajería.

Las buenas noticias, no obstante, también tienen cabida en el marco de esta lamentable situación. Vienen de la mano del propio Durov, afirmando el CEO de la plataforma que los envites de Rusia para bloquear Telegram continúan sin surtir un efecto notable a nivel de usuarios.

Durante 7 días, Rusia ha intentado prohibir Telegram en su territorio, sin suerte hasta el momento. Estoy muy contento de haber podido sobrevivir al intento más agresivo de censura de internet en la historia de Rusia con casi 18 millones de direcciones IP bloqueadas.

Aviones de papel

Hace unos días era también el CEO quien se congratulaba del poco efecto que estaba surgiendo el bloqueo del Gobierno hacia la plataforma gracias a lo que él denominaba como "Resistencia Digitial", un nombre con el cual se refería a los usuarios anónimos y empresas que ponían a disposición de otros usuarios opciones de conexión para saltarse las medidas de Rusia mediante proxies y VPN.

Durante el pasado domingo hizo un llamamiento a los usuarios de Telegram en el país para que lanzasen aviones de papel –el símbolo de la aplicación– desde sus ventanas a las 19:00 horas a modo de protesta. La lucha contra el bloqueo seguirá mientras el Gobierno continúe sin dar con la tecla para poder prohibir el uso total, como es su intención. Durov ya ha afirmado que la privacidad de las personas que utilizan la aplicación no es objeto de comercio y que jamás proporcionará al Gobierno ningún tipo de acceso a los mismos.