Telegram estará, a partir de hoy, bloqueada en Rusia como consecuencia de no haber cumplido con las exigencias que solicitaba el organismo regulador ruso a la plataforma de mensajería. Así lo ha decidido un tribunal de Moscú, que ha dado la razón al organismo regulador ruso en su denuncia interpuesta contra la aplicación de Pavel Durov por negarse a ceder datos personales de usuarios al Gobierno.

Era un desenlace que se veía venir, tras la nula predisposición de Telegram a colaborar con el Servicio de Seguridad Federal (FSB) en este aspecto, el cual requería las claves de cifrado de la app para poder tener acceso a los mensajes que se enviaban apelando a razones de seguridad. La plataforma, según se ha estipulado en la resolución del caso, tendrá posibilidad de apelar a la decisión durante los próximos treinta días, aunque la orden de bloqueo será ejecutada de inmediato.

La prohibición del acceso a la información estará en vigor hasta que se cumplan las exigencias del FSB de proporcionar claves para descifrar los mensajes de los usuarios.

Duro golpe para Telegram

La decisión es un duro golpe para la plataforma de mensajería más popular del país, nacida allí y regentada por Durov, nacido en San Petersburgo. Tras la decisión tomada, y ante las muestras públicas de su CEO de que no se doblegarán a las presiones gubernamentales, parece que el bloqueo de Telegram en el territorio, por mucha apelación que haya de por medio, será definitiva y de carácter inalterable. Parte de estos problemas en el pasado son los que hicieron que Telegram saliese del país como empresa.

Presiones y actitudes que, por otra parte, no son nuevas para Pavel Durov, que ya las pudo experimentar de primera mano cuando era CEO de una red social muy popular allí. Aunque el caso no sea exactamente el mismo, lo que está claro es que el Gobierno no se lo va a poner fácil si quiere volver a ver a su aplicación operando de manera legal en el país.

Es de esperar que Telegram se pronuncie durante las próximas horas en relación a este suceso, en cuyo caso actualizaremos esta noticia con la información correspondiente.

Actualización 13 de abril, 18:45: Pavel Durov se ha pronunciado a través de diferentes medios en relación a lo ocurrido tras conocer la sentencia del tribunal ruso. Según ha expresado el CEO de la plataforma, su actitud sigue siendo la misma que anteriormente y no cederán a las presiones del gobierno. Afirma, además, que Telegram podrá seguir siendo operativa en el territorio mediante el uso de una VPN gracias a sus propios métodos. Aprovecha también, por supuesto, para criticar duramente esta decisión que los deja fuera de Rusia de manera oficial:

El poder que tienen los gobiernos locales sobre las corporaciones de tecnologías de la información se basa en el dinero. En un momento dado, un gobierno puede bloquear sus acciones al amenazar con bloquear las fuentes de ingresos de sus mercados y forzar a estas compañías a hacer cosas extrañas (recuerden cómo el año pasado Apple trasladó los servidores de iCloud a China).

En Telegram, tenemos el lujo de no preocuparnos por las fuentes de ingresos o las ventas de anuncios. La privacidad no está a la venta, y los derechos humanos no deberían verse comprometidos por temor o avaricia.

👇 Más en Hipertextual