En su emisión original en la cadena Antena 3, cada episodio de La casa de papel duraba 70 minutos, tiempo habitual en producciones españolas que apuestan por un formato más largo, salvo contadas excepciones.

Pero la norma de duración de series de televisión fuera de España es bastante diferente, con prácticamente cualquier otro país acostumbrado a episodios de 40 a 45 minutos por lo cual, una vez que Netflix compró la serie, se ha visto obligada a hacer cambios y recortes.

De los setenta minutos originales, Netflix ha cortado la duración de cada episodio de La casa de papel a 40 minutos, pero tiene truco: en vez de dejar de mostrar contenido, aumentó el número de episodios de 9 a 13. De esa forma la historia no se ve afectada de ninguna manera, ya que el tiempo total de la seria es la misma, simplemente dividiada en diferentes formas para poder adaptarse al mercado internacional.

Netflix hará lo mismo con la segunda tanda de episodios que originalmente consistió en seis emisiones emitidas entre el 16 de octubre hasta el 23 de noviembre de 2017.

De seis episodios de setenta minutos se pasará a diez u once, con duración de cuarenta minutos promedio.

La casa de papel: un éxito internacional

La serie que tuvo un éxito considerable en España durante su emisión original, está viviendo una segunda vida desde que la compró Netflix. Ya es la más vista de la historia del servicio de streaming en habla no inglesa, superando a Dark, producción alemana que se convirtió en una de las grandes sorpresas de 2018.

La casa de papel es bastante popular en Lationamérica, especialmente en Brasil. También ha tenido una gran acogida en Italia donde se la conoce como La casa di carta.