Hace justo un año, TechCrunch y otros medios estadounidenses tuvieron la oportunidad de visitar las oficinas de Apple. Allí les esperaban varios vicepresidentes, con quienes hablaron largo y tendido sobre el futuro del, por aquel entonces abandonado, Mac Pro.

La moraleja de aquella visita fue simple pero esperanzadora: el Mac Pro no estaba muerto, el mercado profesional no había sido abandonado y, muy pronto, llegaría un modelo completamente nuevo.

Doce meses después de aquella reunión, TechCrunch ha vuelto a las oficinas de Apple. El eje de la visita fue exactamente el mismo, como narra Matthew Panzarino; pero la situación del proyecto ya era notablemente diferente: hay novedades.

  • El Mac Pro es un producto de 2019. Apple quiso ser bastante transparente y confirmó que el Mac Pro no llegará a las tiendas hasta 2019. “Queremos ser transparentes con nuestra comunidad de usuarios profesionales. Deben saber que el Mac Pro es un producto de 2019”, afirmó Tom Boger, Director Senior de Hardware y Marketing de Producto del Mac.

  • Comprendiendo las necesidades reales. Apple ha contratado a un equipo de profesionales creativos (vídeo, 3D, música, etc.). El objetivo es simple: que trabajen para Apple y ofrezcan feedback sobre las carencias de sus productos y las necesidades que encuentran en su día a día. Este grupo se conoce como Pro Workflow Team, y es la primera vez que Apple habla públicamente sobre él.

  • Más allá de lo fundamental. Para mejorar sus futuros equipos, Apple no solo ha trabajado en lo fundamental. Apoyándose en el Pro Workflow Team, los ingenieros han buscado esos pequeños errores que no aparecen en las pruebas de rendimiento pero sí afectan de forma directa a la experiencia de uso de su producto. “Encontramos un error en el que una ventana tardaba entre 6 y 10 seguros en aparecer. Y es una ventana que abren 100 veces al día”, relató John Ternus (responsable del Pro Workflow Team). “En ese caso, descubrimos un error en el driver gráfico. Cuando sabes dónde buscar y lo solucionas, cambia por completo la forma en la que responde el sistema. La productividad para ese usuario cambió por completo”, continuó. Este tipo de análisis permite a Apple encontrar y solucionar errores que no se solucionan con más potencia y hardware.

  • No solo el software de Apple. La compañía no solo está realizando tests en sus propios desarrollos de software. Para encontrar los puntos débiles de sus equipos profesionales, los ingenieros también trabajan con aplicaciones de terceros para detectar y solventar los pequeños errores de funcionamiento.

  • El Mac Pro será modular. En los respectivos estudios, se identificó la modularidad como una necesidad natural del ámbito profesional. El Mac Pro, por lo tanto, caminará en esa dirección.

  • El trabajo del Pro Workflow Team va más allá del Mac Pro. Los conocimientos obtenidos se aplican en el desarrollo del MacBook Pro, del iMac y, por supuesto, del iMac Pro.

La última vez que Apple actualizó el Mac Pro fue en diciembre de 2013. Su hardware, ya obsoleto, será reemplazado a lo largo de 2019, cuando se introduzca un nuevo modelo vanguardista y modular. La compañía quiere que los usuarios profesionales sigan de su lado, y tanto el recién lanzado iMac Pro como el futuro Mac Pro parecen ser las principales armas para lograrlo.