Desde Uber no confirman la fecha, pero sí el hecho. No es una sorpresa que la tecnológica estuviese planteando la idea de aterrizar en Barcelona con su plataforma de coches con conductor. Ya se planteaba en en verano de 2017: a finales de año, y no más allá de 2018, Uber llegaría a Barcelona. Primero llegaba la división de reparto de comida a domicilio, un hecho innegable de lo que habría de llegar en no mucho tiempo.

Según ha adelantado Vozpopuli, el anuncio de la llegada de Uber a Barcelona es inminente; en una estimación de 15 días. Para ello ya están trabajando en la fase de contratación a través de Yirmi UC Fiesta Omnibus y en los cursos de formación de los conductores. Asimismo, adelantan un número de 150 vehículos de Uber circulando por la capital catalana; lo que, haciendo cuentas, supone una contratación de 300 profesionales para cubrir los turnos de 12 horas por cada uno de ellos. Desde Uber confirman el hecho, aunque no quieren dar demasiadas aclaraciones hasta el anuncio oficial en unos días:

"Uber ha revolucionado la forma en que la gente se mueve por la ciudades de todo el mundo, pero también es cierto que hemos cometido errores por el camino. Estamos cambiando nuestra manera de trabajar, centrando nuestros esfuerzos en conseguir la confianza de la ciudades en las que estamos presentes. Y Barcelona no es una excepción. Queremos trabajar con los agentes locales para contribuir a construir un modelo de movilidad más sostenible".

Es curiosa la relación que se establece en este anuncio. Yirmi, presidida por julio Castellanos, es una sociedad creada de forma original Cabify con el objetivo de explotar las licencias VTC de la tecnológica española en esa zona de operaciones. Las antiguas rencillas entre ambas empresas han quedado en el olvido por un hecho innegable: para operar requieren de una masa suficiente de licencias VTC. Barcelona, a 3 de marzo de 2018 y según el Ministerio de Fomento, cuenta con 920 licencias aprobadas y operativas. La mayor parte de ellas pertenecientes a la compañía española.

"Uber ha revolucionado la forma en que la gente se mueve por la ciudades de todo el mundo, pero también es cierto que hemos cometido errores por el camino. Estamos cambiando nuestra manera de trabajar, centrando nuestros esfuerzos en conseguir la confianza de la ciudades en las que estamos presentes. Y Barcelona no es una excepción. Queremos trabajar con los agentes locales para contribuir a construir un modelo de movilidad más sostenible".

Con las dudas sobre la mesa

No es una sorpresa el anuncio de la llegada de Uber a Barcelona, pero el timing puede dejar algunas dudas. Hace exactamente siete días que desde el Ayuntamiento de la ciudad se aprobaba un texto inicial para la regulación de las VTC en la zona metropolitana.

Por mayoría y la espera de las réplicas que habrán de presentarse en los siguientes 30 días hábiles, como ya explicamos en Hipertextual el Ayuntamiento establecía el cumplimiento de la norma 1/30. Ahora mismo, la proporción se supera en más de tres veces por lo que la propuesta del Consistorio ha sido la de la creación de un sorteo que elija solo a las licencias VTC que cumplen ciertos requisitos. Entre ellos estaría el de la solicitud de un permiso adicional de operaciones.

Queda abierta la duda de, llegarse a aprobar esta nueva norma de VTC solo válida para la zona metropolitana de Barcelona, cómo gestionarán Uber y Cabify ese recorte de más de 500 licencias.