Era el día esperado por todas las partes implicadas: Ada Colau presentaría ante el pleno del Área Metropolitana de Barcelona la propuesta de la limitación de las licencias VTC en la la capital catalana. La fecha elegida era justamente hoy, 27 de febrero, en mitad de la celebración de la feria tecnológica que mantiene a la ciudad ocupada casi al 100% hasta el fin del Mobile World Congress. Como era de esperar, el texto preliminar ha sido aprobado por las partes y pasa ahora a exposición pública por un periodo de 30 días hábiles antes de su puesta en práctica definitiva, explican desde el área de movilidad de la zona metropolitana.

La propuesta presentada al pleno buscaba el retroceso y el ajuste a la normativa propuesta en el ROTT 1057/2015. En primera instancia esta propone el ajuste del sistema 1/30. Por cada 30 vehículos de taxi, una licencia VTC perteneciente a Cabify o a Uber en el caso de que en algún momento busque entrar en la región. ¿Cómo hacer realidad esta cuestión? En este momento, Barcelona cuenta con el triple de licencias VTC de las que esta limitación impone. En este sentido, la propuesta para hacer la criba pasa por un sorteo: todos aquellos que cumplan con los diferentes requerimientos solicitados entraran en la rifa que vendrá a determinar quiénes se quedan fuera y quiénes podrán operar. ¿Qué pasará con aquellos que han comprado y recibido sus licencias vía judicial bajo la absoluta legalidad? Simplemente quedarán fuera de juego en, al menos, Barcelona. El asesor legal del Ayuntamiento ha explicado en diferentes informes ha aclarado que se mantendrá la no discriminación, necesidad y proporcionalidad. Algunas fuentes entienden que se debería aplicar una indemnización a las partes perjudicadas. Desde la división de transporte del Ayuntamiento no dan declaaciones sobre la manera de proceder en este sentido, pero entienden que el estudio legal previo por parte del equipo legal asegurará el futuro del texto en la región. Otras fuentes consultadas por Hipertextual entienden que este movimiento responder a un interés político de presión mucho mayor.

A esto se le añade la otra propuesta del consistorio: nuevos permisos adicionales a las VTC que permitan a cada conductor operar en la ciudad. En este sentido, UNAUTO explicaba que esto tendría una gran repercusión sobre las operaciones de las diferentes VTC. Si todas las regiones empezasen a pedir permisos similares, cada operador tendría que gestionar unos 8.000 permisos. Con esto se abre también el debate de la Ley de Unidad de Mercado aprobada desde 2013, que implicaba mantener una normativa común en todo el territorio nacional.

Los 14 folios de la propuesta, a los que ha tenido acceso Hipertextual y sometido a debate por el pleno tendrá que encontrarse ahora con las diferentes controladoras de la competencia. Si la CNMC acaba de requerir al Gobierno la retirada del Real Decreto presentado los últimos días de diciembre de 2017 por lo que entienden una limitación injustificada de la competencia: ¿qué repercusión tendrá en Barcelona? El par local de la CNMC, ACCO, ya se ha manifestado en contra de la reforma; ya no solo en contenido, también en la cuestión de las limitaciones legales que tendría el Ayuntamiento a la hora de aprobar tal texto dentro de 30 días.