¿Qué había antes del Big Bang? Desde hace años esta pregunta ha fascinado a cientos de personas que deseaban profundizar en la historia del universo. La cuestión ha vuelto a salir a la palestra a raíz de una entrevista de Neil deGrasse Tyson a Stephen Hawking para el programa de televisión Star Talk emitido este domingo en National Geographic Channel. Y la respuesta del celebre físico no ha podido ser más reveladora. "Nada", ha sentenciado. ¿Nada?

"La condición límite del universo es que no tiene límite", ha explicado Stephen Hawking durante un fragmento de la entrevista, adelantada por el medio digital Popular Science. Preguntar sobre qué hubo 'antes' del Big Bang es lo mismo que pensar qué hay al sur del polo sur de nuestro planeta, ha continuado el físico.

En efecto, si pensáramos que la Tierra es plana podríamos imaginar que es factible continuar caminando hacia al sur de forma indefinida. Sin embargo, la realidad es otra: nuestro mundo es redondo y no es posible andar más allá del polo sur, igual que es imposible conocer qué hubo 'antes' de la gran explosión que originó el cosmos porque, sencillamente, no hubo nada antes. No obstante, la ingeniosa contestación de Stephen Hawking no es realmente novedosa.

Alberto Casas, profesor de investigación del Instituto de Física Teórica, publicó hace ocho años el libro El lado oscuro del universo en el que también mencionaba, como ahora Hawking, la paradoja del espacio-tiempo según la teoría general de la relatividad. En sus páginas, el científico también proponía representar la historia del universo como un gigantesco dedal colocado hacia abajo, según explicaba el CSIC en su blog Ciencia para llevar.

Si representáramos la historia del cosmos como un gigantesco dedal, el Big Bang se situaría en su vértice inferior. Ahí se localizaría, según explicaba Casas y recordaba el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, "el instante cero en el que todo el universo conocido estaba comprimido en un punto". En la parte superior del dedal se encontraría el cosmos en la actualidad, que presenta una edad de 14.000 millones de años. La forma del dedal sirve precisamente para representar la historia del universo, porque este se encuentra en expansión. Sin embargo, si queremos ir más atrás del punto del Big Bang, es decir, del vértice inferior de dicho dedal, en realidad estaríamos volviendo hacia adelante.