La semana pasada el ilustre astronauta, Pedro Duque, sacaba a relucir de Twitter un comentario sobre las imágenes de satélite y la posibilidad de que la Tierra en realidad no fuese el orbe achatado que conocemos, sino que estuviese hueca. Si esto parece disparatado, no se queda nada corta la contrapuesta idea de que en realidad la Tierra sea plana. Porque sí, los defensores de la Tierra plana desprecian a los defensores de la Tierra hueca y viceversa. Y además, a veces (raras veces) se pelean entre ellos con argumentos cada vez más absurdos. En tales casos, lo mejor es coger un bol de palomitas (figurado o real) y sentarse a disfrutar del espectáculo.

Hollow haters contra flat haters

"Estoy cansado de que todas estas teorías de la Tierra plana capten toda la atención", explicaba Dwaine Hyatt, un defensor de la Tierra hueca para el Nevada County Scooper. "Esto es porque su teoría es más fácil de entender para el no iniciado". Todo a raíz de una larga discusión tenía unas semanas antes en Facebook. "Sin embargo, la teoría de la Tierra hueca ha sido probada durante cientos de años en varios grados inquisitivos, lo que requiere de un mayor intelecto [para ser entendida]". Con estas palabras se despachaba este señor atacando a la supuesta debilidad mental de los creyentes en la Tierra plana.

Tierra hueca

Sam Shenton (probablemente un pseudónimo), un acérrimo defensor de la Tierra plana, sin embargo, contestaba así a estas declaraciones: "Hyatt es un amateur. Para los borregos (SIC) es normal el no entender las implicaciones de una Tierra plana. Cualquier idiota (SIC) puede entender que esto es sólo parte del proceso de aprendizaje. Aunque los imbéciles (SIC) de los defensores de la Tierra hueca no parecen entender la física más simple. También parecen ignorantes de la palabra de Dios escrita en la biblia". Así se despachaba Shenton, dejando por los suelos con sus irrebatibles argumentos a los creyentes huecos.

Tierra plana
Este es el modelo de Tierra plana propuesto por Ferguson

Pero esta pataleta entre las dos facciones no es nueva. Ni única. Con la llegada de las nuevas tecnologías, hoy día es más fácil que nunca airear todo tipo de debates. Así, gente como Lord Steven Christ, defensor de la Tierra hueca, ataca a los creyentes de la Tierra plana y a los de la Tierra esférica para ridiculizarlos. "Los movimientos retrógrados trabajan en movimiento fluido, armoniosamente con el magnetismo del Sol. Cuando el planeta se encuentra enfrente del Sol en el otro lado la esfera celeste se confunde magnéticamente, pierde su influencia magnética del sol y se va hacia el otro lado". Así describe el movimiento celeste este otro defensor. Tranquilo, si no has entendido nada, no te preocupes. No tiene demasiado sentido.

Y llegaron los demás

Tierra joven

Pero no pensemos que sólo existen defensores de mundos absurdos como podrían ser el plano o el hueco. Una miríada de ideas igualmente ridículas inundan las mentes de cientos de creyentes, a cuál más extraña. Desde una forma de herradura a grandes domos cristalinos, pasando por mundos multidimensionales, las personas que juegan con estas teorías le dan todo tipo de explicaciones extrañas. Saliendo un poco de las formas, también existen los creyentes de la "Tierra joven". Aunque estos no entran técnicamente entre las dos categorías mayoritarias anteriores, son defensores acérrimos (y aún más fundamentalistas que los anteriores) de que la Tierra tiene apenas 10.000 años. Pero, además, gran parte de ellos cree que, efectivamente, la Tierra es plana, por lo que atacan sin miramientos y sin piedad a los "locos" defensores de la Tierra hueca. Según estos, el mundo fue creado en, literalmente, seis días, hace unos 6.000 o 10.000 años. Por supuesto, tienen sus propias formas de entender la geología y el consenso científico actual. También adolecen de "gatillo rápido" a la hora de acusar al resto del mundo de ignorancia supina.

Argumentos (inútiles) para todos

Pero lo mejor de todo son los argumentos esgrimidos tanto por uno como por el otro bando. Mientras que los creyentes de la Tierra hueca muestran orgullosos "irrefutables" pruebas como el pozo Superprofundo Kola, que no ha pasado de los 12 Km de profundidad, o el hecho de que las imágenes de satélite hayan mostrado a veces un profundo hueco en los polos, los creyentes en la Tierra plana se jactan de ellos. En su mente, el hecho de que el horizonte no sea curvo, sino claramente plano, es más que suficiente. También argumentan que la Biblia deja bien clara la descripción de la Tierra, que ha de ser plana. Ante las constantes muestras de imágenes y datos de curvaturas, los defensores de la International Flat Earth Society mantienen un debate profundo sobre la capacidad de influir en la opinión pública y mentir de las autoridades.

Pero lo cierto es que poco más se puede argumentar. Los defensores de la Tierra joven, sin embargo, poseen muchos más (y erróneos) argumentos que tratan de explicar la ordenación estratigráfica, los accidentes geográficos o los incómodos fósiles. Muchas veces, estos mismos argumentos son esgrimidos por los defensores de la Tierra plana en una mezcla compleja y sin sentido. Una cosa bastante curiosa es que en ambas "secciones", tanto los defensores de la Tierra plana como los de la Tierra joven, existen "disidentes" que creen en la evolución. En una idea contrapuesta a la creación bíblica, sería una definición más correcta. Esto no choca con otra idea igualmente curiosa: el diseño inteligente. Aunque esto ya es irnos demasiado por las ramas. En cualquiera de los casos, especialmente cuando hablamos de la Tierra plana o hueca, la más mínima evidencia científica es más que suficiente para demostrar lo ridículo de las afirmaciones. Lo que no quita que sigan existiendo clubes, sociedades y colectivos que optan por creer en la "verdad" oculta mientras se odian entre sí.