La V838 Monocerotis es una estrella variable situada en la constelación de Monoceros, aproximadamente a 20.000 años luz de nuestro pequeño planeta. Esta estrella esconde varios misterios. Entre ellos es la "prueba irrefutable" de que todos los orbes celestes (es decir, planetas) son huecos. Al menos esto es lo que defienden los creyentes de una de las hipótesis más disparatadas de todos los tiempos: la Tierra conserva en su interior un pequeño sol que da la vuelta por los polos, que muestran un enorme agujero. La Tierra, señores, es indudablemente hueca y esto lo saben los Gobiernos, quienes atentan para que no se destape el secreto bajo ningún concepto. Para ello manipulan la opinión pública, a los científicos y los datos obtenidos desde nuestros satélites y naves. Probablemente una civilización tecnológicamente muy superior (incluso puede que extraterrestre) esté en el interior de la Tierra, moviendo los hilos. Y aunque parezca mentira, esta inverosímil "hipótesis" es defendida por miles de personas en todo el mundo.

Por favor, dejen de molestar a nuestros astronautas

Esta mañana salía a la palestra un mensaje del famoso (y meritorio) Pedro Duque, el astronauta español:

No es un caso aislado. Desde principios del siglo XX, las consideraciones más disparatadas han dado pie a las hipótesis más ridículas que se hayan podido oír en mucho tiempo. Los astronautas y astrónomos han sido molestados con preguntas intencionadamente incómodas (aunque obviamente hilarantes) por parte de los defensores de esta creencia. Con argumentos como el que muestra el mensaje de Pedro Duque y otros igual de absurdos, los creyentes de la Tierra hueca han asaltado a los científicos desde décadas atrás. Por supuesto, ningún medio ha dado crédito o reconocimiento a este tipo de anécdotas. Y es que, se mire por dónde se mire, la historia no pasa de ser un chistes.

Pero eso no quita que los seguidores de tamaña conspiranoia sean legión. Sí, efectivamente, se cuentan por miles aquellos que defienden que detrás de ocultar esta verdad no hay otra cuestión que el poder y el dinero. A los poderes fácticos les interesa mantenernos controlados para oscuros fines. Mientras tanto, el resto del mundo ha elegido "creer" que la Tierra es redonda. Hemos sido engañados pérfidamente. Como decíamos, esto viene de lejos. Los tripulantes de las misiones Apolo fueron acusados (por estos creyentes) de manipular y callar la verdad tras la Tierra hueca. Incluso el propio Pedro Duque tuvo sus más y sus menos tiempo atrás:

La "ciencia" que habla de la Tierra hueca

Pero, aunque parezca mentira, hubo un tiempo en el que esta hipótesis (pues no puede ser una teoría) fue planteada por parte de la comunidad científica. Bueno, una pequeña parte de la comunidad científica. Aunque su origen se remonta a mucho más atrás, a principios del siglo XX (o finales del XIX) con las versiones del Dr. Teed, extendidas poco a poco por autores como R. A. Palmer, años después, cuando este tipo de hipótesis comenzaron a coger más y más peso. Mientras que Palmer era un simple autor de ciencia ficción, Teed, precedido por el famoso astrónomo Halley. Halley creía que la Tierra estaba conformada por una serie concéntrica de esferas donde podrían habitar, incluso, diversos seres. Teed, conocido pseudocientífico, retomó esta versión, complicándola mucho más, aunque planteándola desde una perspectiva aparentemente científica.

Tierra hueca
Y por supuesto, hay quién siempre supo que la Tierra era hueca...

En definitiva, a día de hoy, y a pesar de la abrumadora cantidad de evidencias en contra, todavía existen argumentos que tratan de defender la hipótesis de la Tierra hueca. ¿Y cuales son?

  1. No hemos podido explorar más allá de los 12Km de profundidad de nuestra corteza terrestre: se refieren al famoso pozo Superprofundo Kola. Cosa que de la que ya hemos hablado en Hipertextual.
  2. Los astronautas que han viajado al espacio son presionados y multados con grandes sumas de dinero cuando intentan contar "la verdad".
  3. V838 Monocerotis muestra la explosión de un planeta que ha dejado en su interior un pequeño sol rojo: en realidad V838 Monocerotis es una estrella (no un planeta, que sería mucho más grande de lo que puede ser sin colapsar) de la que observamos una explosión en 2002.
  4. La inercia de la gravedad no existe: lo que deja muchas, muchas dudas al respecto de otros puntos observables en el día a día.
  5. La tierra en realidad no da muestras de estar girando: sería todo parte de un complicado montaje. Porque o si no, ¿para que necesitaría un avión gastar combustible? Sería suficiente con dejarlo flotar. A no ser que tengamos en cuenta la inercia de un cuerpo, claro.
  6. El polo magnético debería coincidir perfectamente con el polo geográfico y no moverse de allí. Pero como hay un Sol dentro de la Tierra...
  7. Existen imágenes de satélites, incluso Google Earth, que tratan de ocultar este hecho y no tienen explicación. Porque obviamente, la NASA y Google forman parte de los poderes fácticos.
  8. Existen razas alienígenas reptilianas que dominan a la humanidad. Y que, por supuesto, son los que hacen que tú no llegues nunca a entender la verdad que hay tras la Tierra hueca.
  9. Las placas tectónicas en realidad se mueven porque la Tierra hueca está aumentando de tamaño. Aunque geológicamente esto no tenga ningún sentido.

Los argumentos esgrimidos por los defensores de la Tierra hueca cabalgan a mitad de lo excéntrico y divertido, a veces rayando lo ridículo. Incluso la teoría más seria es puerilmente divertida. Y eso sin entrar en temas de malvadas especies alienígenas. En un mundo global, con acceso a tantísima información, parece mentira que todavía existan personas capaces de defender, con seriedad, hipótesis tan excéntricas. Y sin embargo, tras leer tuits como los del propio Pedro Duque nos damos cuenta de que la realidad, a veces, es mucho más terrible que la ficción.

👇 Más en Hipertextual