El Royal London Hospital for Integrated Medicine, conocido anteriormente como Royal London Homeopathic Hospital de Londres (Reino Unido), dejará de ofrecer remedios homeopáticos financiados por la sanidad pública a partir de abril. La institución es considerada como el principal hospital de la homeopatía de la capital británica, pero en unas semanas ya no podrá gastar dinero público en estos productos no avalados por la evidencia científica, según informa BBC.

El centro, que forma parte de la red de hospitales del sistema nacional de salud de Reino Unido (NHS, en inglés) asociados con el University College de Londres, fue creado en 1849 por el homeópata Frederick Foster Hervey Quin. Tal y como explican en su folleto informativo, "desde el 3 de abril de 2018, el Royal London Hospital for Integrated Medicine (RLHIM) no seguirá ofreciendo remedios homeopáticos costeados por el NHS a ningún paciente como parte de su atención rutinaria. Esta [decisión] va en línea con la política de financiación de los Camden Clinical Commissioning Groups, el órgano del NHS que planifica y paga los servicios sanitarios en este área".

El hospital, considerado como el centro sanitario más importante en Europa en el ámbito de la llamada medicina integrativa —una polémica especialidad que integra otras pseudoterapias sin evidencia científica—, ha informado a sus usuarios que podrán seguir adquiriendo los productos homeopáticos en la farmacia de la propia institución y en otras que vendan esta clase de remedios. El anuncio llega meses después de que Reino Unido señalara que dejaría de financiar la homeopatía, que hasta ese momento podían recetar los médicos y que era parcialmente costeada por las arcas públicas.

La homeopatía, sin evidencia científica

Hace unos meses, el Comité Científico Asesor de las Academias europeas (EASAC, por sus siglas en inglés) publicó un informe en el que destacaba que la homeopatía no contaba con eficacia, unas conclusiones parecidas a las esgrimidas por la Real Academia de Farmacia en España, que ha descartado que cuente con más efectos que el placebo. Ambas entidades recordaron que la utilización de productos homeopáticos puede generar riesgos en el caso de que los pacientes abandonen los tratamientos avalados por la evidencia científica. Ese fue el caso, por ejemplo, de un niño que falleció en Italia por culpa de una otitis al ser tratado solamente con remedios homeopáticos y no con antibióticos.

La homeopatía, a pesar de sus defensores, no ha demostrado mayores efectos que los del placebo. Así lo han confirmado entidades como el Servicio Nacional de Salud y el Comité de Ciencia y Tecnología de Reino Unido, el Consejo de Investigación y Medicina de Australia, el Colegio de Estados Unidos de Toxicología Médica y de Toxicología Clínica y diversos estudios publicados en The Lancet, The Lancet (II), Nature, British Journal of Clinical Pharmacology, Journal of Clinical Epidemiology o Journal of Law and Medicine.