La asociación de libreros de Madrid ha creado una herramienta para leer Fariña, la obra de Nacho Carretero secuestrada por orden judicial. La plataforma, a la que han bautizado como Finding Fariña, permite adentrarse en el libro sobre el narcotráfico gallego a través de una de las publicaciones más importantes de la literatura universal, El Quijote de Miguel de Cervantes.

La herramienta va rastreando palabras de la novela cervantina con el fin de formar las frases que forman parte del ensayo de Carretero. En el caso de los nombres propios que cita la obra publicada por Libros del KO, la plataforma une fragmentos de otros términos. Por ejemplo, en el caso del famoso narco Sito Miñanco, alrededor del cual gira la nueva serie de Bambú Producciones que emite Antena 3, la plataforma del gremio de libreros usa palabras como "MIrada", "cabaÑA" y "maNCO" para dar lugar al apellido del gallego.

"En España se pueden secuestrar libros como Fariña, pero no las palabras", ha dicho la asociación madrileña de libreros en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. En declaraciones a eldiario.es, Fernando Valverde, secretario de la entidad, señala que el uso de la obra de Cervantes "era la coartada perfecta para mostrar que El Quijote también sale en defensa de Fariña, porque al final no deja de ser un libro de muchos libros". Según el portavoz, Finding Fariña no es una plataforma para leer el ensayo de Carretero, sino "una metáfora sobre lo disparatado que resulta intentar secuestrar un libro en tiempos digitales".

Tras conocerse la noticia del secuestro de Fariña, la venta del libro del periodista gallego se disparó siguiendo un auténtico efecto Streisand. Días más tarde, con los ejemplares en papel agotados en Amazon y en la mayor parte de las librerías, la jueza ordenó ejecutar el secuestro después de que el exalcalde de O Grove, José Alfredo Bea Gondar, demandase al periodista y a la editorial por un presunto delito de injurias y calumnias, exigiendo la rectificación pública y medio millón de euros. El político, que aparece mencionado en dos ocasiones en Fariña, realizó el depósito pedido por la magistrada de 10.000 euros, por lo que la medida cautelar se hizo efectiva, meses antes de que tenga lugar el juicio entre las partes, previsto para la primavera.

La difusión de Finding Fariña ha sido una iniciativa propia de la asociación madrileña, según confirma a Hipertextual la editorial que publicó el ensayo de Nacho Carretero. "Nos parece muy bonita la campaña, visualmente espectacular y muy creativa. Estamos muy emocionados con este nuevo gesto del gremio de libreros, que se ha posicionado de una forma clara y categórica en favor de la libertad de expresión y en contra del secuestro del libro", explica un portavoz de Libros del KO. En el pasado, tanto la empresa como el autor habían negado haber pedido la difusión del libro a través de un documento en PDF que circulaba a través de WhatsApp, asegurando que "les hacía daño" porque "vivían de la venta de libros".