BlackBerry empieza su guerra. El brazo de software empresarial de la compañía, Blackberry Limited, ha demandado este martes 6 de marzo a Facebook, WhatsApp e Instagram por infringir patentes relacionadas con su aplicación de mensajería. La compañía afirmó en su denuncia que las redes sociales han utilizado el modelo de BlackBerry Messenger (BBM) y que han violado la propiedad intelectual.

Facebook utilizó presuntamente "varias características innovadoras de seguridad, interfaz de usuario y mejora de la funcionalidad que hicieron que los productos de BlackBerry fueran un éxito crítico y comercial en primer lugar", sostiene la antigua fabricante de teléfonos móviles que se ha acabado centrando en el desarrollo de software y servicios para clientes corporativos y gubernamentales.

La portavoz de la empresa, Sarah McKinney, agregó en un comunicado que llevan varios años dialogando con Facebook pero que, al no conseguir llegar a un acuerdo, "tenemos la obligación a nuestros accionistas de buscar los recursos legales apropiados".

La demanda alega que Facebook y sus empresas subsidiarias WhatsApp e Instagram han violado las patentes relacionadas con técnicas criptográficas para proteger la privacidad del usuario, así como elementos de interfaz de usuario que van desde el diseño de las notificaciones a la capacidad de etiquetar a amigos o familiares en las fotografías.

BlackBerry requiere que se repare el daño causado por "el uso ilegal de la propiedad intelectual" de la empresa a través de medidas cautelares y recompensas monetarias. Hasta el momento de la publicación de este artículo, Facebook no ha respondido a la demanda.

Al parecer, las conversaciones entre las dos compañías han tenido lugar desde hace tiempo aunque estas parecieron ser en vano tras la presentación de la demanda este martes. Sin embargo, BlackBerry no descarta que lleguen a un acuerdo. "Como ciberseguridad y líder de software integrado, la visión de BlackBerry es que Facebook, Instagram y WhatsApp podrían ser excelentes socios en nuestro impulso hacia un futuro conectado de forma segura, y seguimos manteniendo esta puerta abierta para ellos", subrayó.

La denuncia se une a otra interpuesta por parte de la compañía contra Nokia por infringir presuntamente 11 de sus patentes. La Corte Internacional de Arbitraje, en cambio, ordenó a Blackberry que pagara 137 millones de dólares a Nokia para resolver la disputa. A pesar de que la empresa aceptó la decisión, añadió que seguirían buscando recursos legales para combatir a Nokia.

En 2016, Blackberry vendió los derechos de fabricación y venta de sus teléfonos a la multinacional china TCL, dejando atrás su puesto como uno de los fabricantes de móviles más importantes de la industria. A partir de ahí, Blackberry Limited se centró en el desarrollo de software y productos de seguridad móvil.

Una de sus últimas iniciativas ha sido el sistema conocido como Jarvis, el cual ayudará a los fabricantes a detectar fallos en su software antes de que sea instalado en los vehículos.