La carrera por los vehículos eléctricos es una de las prioridades para Volkswagen en la actualidad (y para cada vez más fabricantes tradicionales), que no quieren dejar pasar el tiempo mientras ven a otras compañías posicionarse por encima de ellos en el despliegue de lo eléctrico. Pero para que estos nuevos coches generen atracción también deben venir con una renovación importante en otro sentido: el del diseño. Para ello, según confirman, tienen a Apple como referencia de estilo.

Así lo recoge Reuters en unas declaraciones de Klaus Bischoff, jefe de diseño de Volkswagen, en lo que resulta toda una declaración de intenciones de cara al futuro. Un futuro que está tan próximo como 2020, cuando se espera que comiencen a llegar los primeros y relucientes vehículos eléctricos de la empresa, diez años antes de la meta que se han autoimpuesto para vender una versión eléctrica de todos los modelos que comercialice la compañía.

"Actualmente estamos redefiniendo los valores de Volkswagen para la era de la electrificación", cuenta Bischoff. Dentro de ese proceso se encuentra el otorgar a los vehículos un diseño novedoso, que todos ya dan por hecho viendo los últimos modelos que se están anunciando y que, en gran medida, ha venido propiciado por la expansión de Tesla. Ahora el fabricante alemán quiere convertir en suyas esas líneas simplistas, elegantes y sobrias que caracterizan tanto a la compañía de Elon Musk como a la tecnológica liderada por Tim Cook.

Todo esto se encuadra dentro del plan maestro de Volkswagen para convertirse en líderes de la movilidad eléctrica, fin para el cual destinaron el pasado mes de noviembre una partida de 34.000 millones de euros. Con ellos se investigarán nuevas opciones eléctricas, infraestructura, conducción autónoma y, en definitiva, todo cuanto sea necesario para ser el referente en 2025.

Lo eléctrico es solo el principio

Mientras que la tecnología eléctrica conforma el futuro más inmediato del mundo de la automoción, la conducción autónoma es la otra gran tecnología en la que todos quieren estar presentes. Tesla, por ejemplo, ya cuenta con planes para cruzar Estados Unidos de costa a costa con la versión renovada de su Autopilot, la cual debería estar lista en un plazo máximo de tres meses. En este sentido, otras compañías también están realizando avances notables para ponerse al día.

Volkswagen es uno de los fabricantes tradicionales que, de la misma manera que otros muchos, cree en los acuerdos con terceros para poder dotar a sus vehículos de una tecnología de conducción autónoma de calidad, habiéndose asociado recientemente con Aurora Innovations. Esta es una de las startups más prometedoras del sector y, buen seguro, dará que hablar durante los próximos años.

No es la única en asociarse con Volkswagen, no obstante. Durante el pasado CES de Las Vegas también vimos un acuerdo con Nvidia para poder implementar su nuevo chip de conducción autónoma, con el que llevaban meses en pruebas. No sabemos si finalmente Volkswagen terminará por posicionarse por encima del resto de los fabricantes a nivel internacional en nuevas tecnologías para sus vehículos, pero lo que está claro es que no se mantienen de brazos cruzados.