Nuevo contratiempo para el satélite Paz, la misión de doble uso civil y militar que España quiere poner en el espacio. Su lanzamiento estaba previsto para hoy miércoles 21 de febrero desde la base aérea de Vanderberg (California, Estados Unidos), pero tanto SpaceX como Elon Musk han confirmado en sendos mensajes publicados en sus cuentas de Twitter que se suspende el despegue por "fuertes vientos" en altura.

Si nada lo impide, está previsto que el lanzamiento tenga lugar mañana jueves 22 de febrero a las 15:17 h (hora peninsular). El retraso en el despegue del satélite Paz a bordo del cohete Falcon 9 no ha ocurrido esta vez por razones técnicas, como sucedió el pasado sábado, cuando SpaceX decidió postponer el envío para revisar algunos detalles técnicos, sin que hubiera problemas en el cohete o en la carga útil, según explicaron.

"Se esperan mejoras meteorológicas mañana", ha asegurado el almirante Santiago Bolíbar, presidente del Consejo de Administración de Hisdesat, la compañía propietaria del satélite. Si todo sigue según lo previsto, el despegue del satélite tendrá lugar a las 15:17 h (hora peninsular) y, diez minutos más tarde, Paz se separará de su lanzador para emprender la misión para la que fue diseñado.

El satélite cuenta con tecnología radar que le permite captar hasta cien imágenes al día de la superficie terrestre a una alta resolución, además de portar diversos instrumentos científicos para llevar a cabo investigaciones para cuantificar las precipitaciones intensas desde el espacio. Hisdesat ha invertido 160 millones de euros en la construcción de Paz, además de suscribir un seguro millonario por si hubiera cualquier tipo de problema durante el lanzamiento.

El retraso en el despegue del satélite Paz no es el único inconveniente que ha sufrido la misión a lo largo de los últimos años. Inicialmente Hisdesat había firmado un contrato con la compañía rusa Kosmotras, encargada de enviarlo al espacio a bordo de un cohete Dnieper desde el cosmódromo de Yasni. La empresa española denunció el incumplimiento del acuerdo, que fue suscrito por 15 millones de euros y que no se llevó a término por la tensión política en la zona. Posteriormente, Hisdesat decidió encargar a SpaceX el lanzamiento de la misión, aunque el calvario parece que continúa, al menos, hasta mañana.

👇 Más en Hipertextual