Nuevo imprevisto para Paz, el satélite español de Hisdesat de doble uso civil y militar, que inicialmente iba a ser enviado al espacio durante este fin de semana. SpaceX, la empresa encargada de su lanzamiento a bordo de un Falcon 9, ha postpuesto el despegue para el próximo 21 de febrero, tal y como ha anunciado en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

La compañía de Elon Musk señala que necesita algo más de tiempo para revisar los detalles técnicos del lanzamiento de Paz, pero tanto la carga útil como el vehículo permanecen en buen estado. No es la primera vez que SpaceX retrasa el envío al espacio de Paz, que tendrá lugar desde la base aérea de Vanderberg (California, Estados Unidos).

Paz, presentado oficialmente en 2011, cuenta con tecnología radar para captar cien imágenes diarias de la superficie terrestre a una alta resolución. El satélite, diseñado y construido íntegramente en España, también porta instrumental científico para detectar y cuantificar precipitaciones intensas, lo que ayudará en la predicción del tiempo. Esta misión forma parte del Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite, compuesto en realidad por otro satélite más, Ingenio, de uso civil.

El despegue del satélite Paz ha supuesto un verdadero quebradero de cabeza para Hisdesat. Inicialmente la empresa española, a la que el Ministerio de Defensa encargó la construcción y operación de esta misión, firmó un contrato con la compañía rusa Kosmotras. La inestabilidad política en Rusia por el conflicto de Crimea supuso el retraso en varias ocasiones del lanzamiento de Paz, lo que llevó a Hisdesat a denunciar el incumplimiento del contrato y a suscribir uno nuevo con SpaceX.

El calvario por el lanzamiento de esta misión, que ha supuesto una inversión de 160 millones de euros, continúa. Aunque SpaceX no ha especificado las razones exactas del retraso, el Ministerio de Defensa habla de "razones técnicas" para explicar que el despegue se postponga al próximo miércoles. El periódico El Mundo sostiene que el motivo es un fallo técnico en el lanzador del cohete Falcon 9, extremo que no ha confirmado SpaceX. La empresa española, no obstante, ha suscrito un seguro millonario que cubre los 160 millones de euros que ha costado el satélite, que dotará a España de importantes funciones civiles y de defensa como "espía en el espacio".