Nokia y Vodafone crearán la primera red 4G en 2019... ¡en la Luna! 50 años después de que el ser humano siera sus pasos sobre la superficie lunar, llegará allí esta tecnología de conexión de móvil. Esto se producirá como medida de soporte para una misión de PTScientists, que tienen previsto el primer aterrizaje en la Luna financiado de manera privada para el próximo año 2019.

Bautizada con el nombre Mission to the Moon este viaje se realizará a través del lanzamiento de un cohete Falcon 9 de SpaceX desde Cabo Cañaveral, contando como colaboradores estrella con Audi y Nokia. La primera de ellas proveerá a la misión con dos rovers Audi lunar quattro, que contarán con una estación base situada en el Módulo Autónomo de Aterrizaje y Navegación (ALINA). En lo que respecta a Nokia (concretamente, será Nokia Bell Labs el sector de la compañía ocupado de la misión), ha sido escogida por el grupo alemán de Vodafone para crear una red espacial ultracompacta que permita el tráfico de datos.

¿Para qué?

Inicialmente, contar con 4G en la Luna puede parecer algo más llamativo que útil, pero lo cierto es que ninguno de estos esfuerzos será en balde. Esta red 4G hará posible que los rovers de Audi puedan transmitir vídeo en HD en directo mientras se acercan al Apollo 17 de la NASA, el vehículo utilizado por Eugene Cernan y Harrison Schmitt –los últimos astronautas que caminaron sobre la superficie lunar–, ofreciendo unas imágenes inéditas hasta el momento.

En cuanto a los detalles técnicos de cómo será esto posible, aún hay pocos datos. Los conocemos cuando se acerque el momento, aunque lo que sí adelantan ya es que a comunicación será posible a través de la banda de frecuencia de 1.800 MHz y que la retransmisión será vista de manera global haciendo uso de un enlace en el espacio profundo interconectado con un servidor de PTScientists en Berlín.

En pleno auge del 5G y el futuro que está por llegar gracias a esta tecnología, resulta curioso volver a hablar del 4G, pero sin duda merece la pena hacerlo si se trata de un 4G lunar. Habrá que esperar todavía unos meses para ver hecho realidad este "paso crucial para la exploración sostenible del sistema solar".