Los repartidores tendrán que pagar para trabajar en Glovo. Así lo ha afirmado la plataforma de reparto de comida a domicilio en un correo electrónico enviado a sus riders. El coste se argumenta como una manera de pagar los gastos de mantenimiento de los sistemas de la aplicación, así como para financiar un seguro para los trabajadores.

El coste "será alrededor de los 2€, y estará en cada factura emitida por el proveedor a Glovo (cada 15 días)", explicó Glovo en el correo electrónico enviado a los riders y facilitado por ABC.

Hasta ahora, convertirte en un repartidor de la plataforma era algo completamente gratuito pero las nuevas medidas de Glovo requerirán el pago establecido para quiénes quieran unirse al equipo. El seguro incluido dentro de los 2€ cubre los los accidentes y responsabilidad civil de los riders aunque normalmente este tipo de seguros corren a cargo de las empresas de reparto a domicilio.

La nueva medida de Glovo no ha sido bien recibida por parte de los repartidores, quiénes han reclamado que tienen que hacerse cargo de los costes de mantenimiento de los vehículos con los que realizan los pedidos, además de las discutidas condiciones laborales.

Los trabajadores han señalado en varias ocasiones las bajas retribuciones económicas que reciben. Además, esta problemática estuvo en el punto de mira después de que se iniciara una inspección para demostrar si los repartidores trabajan como "falsos autónomos"* en compañías como Glovo o Deliveroo. El pasado mes de diciembre, la Dirección General de Trabajo presentó una denuncia ante estas empresas para que se arrojara más luz en la **relación laboral entre las plataformas y los riders. La denuncia fue interpuesta contra Glovo, UberEats y Stuart por "relación laboral encubierta".