¿Qué es lo que ha hecho Estados Unidos para combatir la injerencia rusa en las elecciones presidenciales? Al parecer, no mucho. El jefe de control cibernético del país y director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers, explicó a los legisladores que no se la ha otorgado la autoridad necesaria para desbaratar los ataques cibernéticos por parte del Kremlin durante las elecciones de 2016.

Ante la pregunta de si había enfrentado a los hackers rusos, Rogers respondió "no, no lo he hecho" porque no ha recibido el permiso del presiente Donald Trump para llevar a cabo tal misión: "Necesito una decisión de política que indique que hay una dirección específica para hacer eso", aclaró Rogers y añadió que esa decisión la tomará Trump con la recomendación del secretario de defensa, James Mattis.

Pero, por el momento, todavía no la ha tomado. Esto significa que desde que salió a la luz la influencia del Kremlin en la política estadounidense a través de redes sociales, el Gobierno no ha hecho nada para evitar que estos casos se repitan, o al menos no de una manera activa.

Hast ahora, el Congreso de Estados Unidos aprobó una serie de sanciones contra Rusia pero todavía no han sido implementadas porque, según el Gobierno, están atravesando un proceso administrativo para poder aplicaras.

La respuesta ha sido, según Mike Rogers, "insuficiente" para evitar que este comportamiento se repita y ha acusado al Gobierno de Donald Trump de quedarse sentado.

No han pagado un precio [los rusos] que sea suficiente para cambiar su comportamiento.

A pesar de que el director de la NSA destacó que un ataque frontal contra los rusos podría no ser una solución definitiva, sí admitió que puede ser una parte de la respuesta para castigar la injerencia del Kremlin en las elecciones estadounidenses.

Sobre todo, estas medidas podrían ponerle el trabajo más difícil a los responsables de las cuentas falsas y bots rusos en el futuro, en un contexto en el que Estados Unidos se encuentra a las puertas de las elecciones legislativas de 2018. Algunas figuras políticas señalaron que Rusia todavía está utilizando sus redes para difundir propaganda en redes sociales. Además, el primero de julio de 2018 se celebrarán en México las elecciones presidenciales, y este podría ser otro de los escenarios perfectos para que el Kremlin intente tener una influencia en el resultado de los comicios.

Las declaraciones de Rogers ponen de relieve que la Administración de Donald Trump no ha tomado las medidas necesarias para combatir la injerencia rusa, al menos desde el punto de vista de la Agencia de Seguridad Nacional. Sin embargo, la opinión del director tiene lugar días antes de que sea reemplazado por el líder del Comando Cibernético del Ejército, Paul Nakasone. Donald Trump ha escogido al teniente para que tome el puesto de Mike Rogers en las próximas semanas.

Funcionarios del Gobierno de Estados Unidos siguen sosteniendo que sí están tomando medidas contra la influencia del Kremlin en las elecciones y, bajo condición de anonimato, afirmaron que se está creando un grupo especial para controlar las interferencias en las elecciones legislativas de 2018.