El pasado mes de diciembre Apple confirmaba la compra de Shazam, el popular servicio de reconocimiento musical que tanto se ha extendido con el paso de los años. Una adquisición que se llevó a cabo prácticamente entre la sorpresa de tanto de compañías como medios, de la que no se conoce la cifra oficial de compra (aunque se estima que podría rondar los 400 millones de dólares) y que ahora será investigada por la Comisión Europea.

Pese a que en un principio nada parecía indicar la existencia de un posible problema con esta adquisición, la Comisión Europea ha aceptado una petición emitida por Austria, Islandia, Italia, Noruega, Francia y Suecia para inspeccionar a fondo lo concerniente al trato. Según apunta la propia CE en un comunicado, la compra de Shazam por parte de Apple podría afectar de manera adversa a la competencia en la Unión.

En base a los elementos presentados por Austria y los países que realizan la petición, y sin prejuicio del resultado de la consiguiente investigación, la Comisión considera que la transacción puede tener un significativo efecto adverso en la competencia en el Espacio Económico Europeo.

La Comisión Europea y Apple

Aunque aún no se sabe en qué terminará todo esto, no es la primera vez que la Comisión Europea pone su mirada sobre la compañía californiana. No en vano, también durante el pasado mes de diciembre se conoció que los esfuerzos del órgano europeo finalmente terminarán provocando la devolución de 13.000 millones de euros por parte de Apple a Irlanda, en el caso más mediático de la compañía en el territorio.

Ahora queda por ver exactamente qué es lo que determina la CE en cuanto a la competencia que puede supone una compra que a Apple le servirá, en principio, para integrar el sistema de reconocimiento de canciones, así como aprovechar la enorme cantidad de datos que Shazam ha ido recopilando durante sus años en activo.