Apple ha presentado hace unas horas unos resultados históricos para la compañía. Con casi 90.000 millones de dólares ingresados con la venta de sus servicios y productos, la empresa liderada por Tim Cook saca pecho y se reafirma en la estrategia seguida hasta el momento. Estrategia que ha servido para que a pesar de vender un menor número de iPhone que el año pasado, estos les reporten unos ingresos finales más altos. Si esto es notable, no lo es menos el crecimiento en ingresos de la división de wearables, los cuales han aumentado un 70 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Los wearables se encuentran incorporados en los resultados ofrecidos por Apple en la categoría Otros Productos, un cajón en el que caben Apple Watch, AirPods, Beats, Apple TV, fundas, correas y un largo etcétera de productos cuyo firmante último es la empresa de Cupertino. A pesar de que no se ofrecen detalles específicos por tipo de producto o modelo respecto a las ventas ni ingresos obtenidos, el CEO de la empresa informó posteriormente de ese mencionado aumento del 70% anual.

Esto queda en contraste con el crecimiento del 36% en ingresos como categoría (Otros Productos), que ya era verdaderamente notable. El primer trimestre fiscal ha sido, por tanto, especialmente bueno para los wearables de Apple y, aunque no sabemos exactamente cuáles de ellos son los más vendidos, sí podemos suponer que hay dos de ellos que tienen la culpa de que este éxito.

De la muñeca a tus oídos

Los Apple Watch y los AirPods han sido dos productos que han ido adquiriendo solera con el tiempo y que han conseguido alcanzar la cumbre con un periodo navideño de por medio en el que imaginamos unas fuertes ventas de ambos. La variedad de modelos del Apple Watch, junto con su casi nula competencia en el mercado de relojes inteligentes, sumado a la mayor disponibilidad de unos AirPods que han recibido unas excelentes críticas durante todo el año pasado, parecen haber obrado la gesta.

Es una verdadera lástima no poder conocer exactamente la cantidad de relojes y de auriculares inalámbricos que se han vendido, aunque la mejora en la producción de los AirPods y, a pesar de eso, constante reducida disponibilidad dan una idea de por dónde puede ir la situación. El único hecho innegable en todo esto es que Apple, de nuevo, vuelve a hacer gala de ser uno de los mejores fabricantes a nivel mundial con una maestría para conjugar hardware y software que está al alcance de muy pocos, consiguiendo un triunfo notable en un segmento complejo para otras grandes tecnológicas.