El toma y daca de Intel con Spectre no permite augurar un final cercano. La mayor vulnerabilidad de la historia de la computación, que parecía tener una solución sin demasiadas implicaciones para el usuario cuando Intel prometió una actualización en apenas dos semanas para toda su gama de procesadores, está resultando ser finalmente también el mayor quebradero de cabeza de la compañía. Ahora entra en juego de manera directa Microsoft para eliminar el parche que previamente Intel había lanzado con el propósito de mitigar Spectre.

La razón de que esto sea así se encuentra en la confirmación por parte del propio fabricante de procesadores en la cual, mediante un comunicado, conformaba que su parche para Spectre estaba provocando reinicios y comportamientos inadecuados en los ordenadores que lo recibían. Tras unos días pudiendo constatar esto, rogaban en una nueva publicación que nadie instalase ese parche debido al potencial riesgo que implicaba.

Una actualización contra la actualización

Si tu ordenador está experimentando problemas, reinicios o comportamientos extraños en general desde la llegada del parche emitido por Intel, Microsoft ha lanzado una actualización para que esto deje de ser así. Desde la compañía prometen que mediante la actualización se elimina cualquier riesgo de reinicio o pérdida de datos, unas situaciones en las que nadie quiere verse envuelto. Se puede descargar ya para Windows 7, Windows 8.1 y Windows 10 desde la página oficial de la empresa.

Mediante esta instalación los ordenadores quedan libres de la chapucera solución inicial de Intel, que dista mucho de lo que se esperaba de la compañía. Por el momento, se ha anunciado que ya están trabajando en soluciones para sus procesadores Broadwell y Haswell, dos de los afectados, pero se sigue sin tener noticia de qué ocurrirá con aquellas máquinas con Ivy Bridge, Sandy Bridge, Skylake o Kaby Lake, que son los más recientes. Esperemos que, cuando llegue su parche correspondiente, sea de manera definitiva y no sea la antesala de otro episodio más de lo referente a Spectre.

Lo que sí es seguro es que los parches son únicamente una medida destinada a aliviar un mal que solo se cura mediante la fabricación de nuevos procesadores que sean completamente inmunes a esta vulnerabilidad. Desde Intel se afanan en ello y lanzarán durante este año una nueva gama de procesadores con las garantías suficientes de estar completamente protegidos ante Spectre y Meltdown.