Finales de 2018. Esa es la ventana temporal que el CEO de Intel ha establecido para erradicar las vulnerabilidades Meltdown y Spectre de sus microprocesadores.

Durante dicho periodo, la compañía espera lanzar al mercado un nuevo portfolio de microprocesadores que será completamente seguro frente a los descubrimientos del Google Project Zero.

Algunos de los mejores empleados de Intel ya trabajan en la construcción de nuevas arquitecturas que, a nivel hardware, sean 100% seguras frente a los ataques side-channel como Meltdown y Spectre.

El CEO de Intel también indicó que todos sus empleados trabajan contrarreloj en busca de nuevas y mejores soluciones aplicables a los microprocesadores ya comercializados. No obstante, tanto Meltdown como Spectre aprovechan un grave error de diseño que no se puede erradicar con una simple actualización de software.

El error aprovechado por Meltdown y Spectre yace en el diseño interno de los microprocesadores. No se soluciona plenamente con software.

Los parches que Intel y el resto de compañías afectadas están liberando durante las últimas semanas son, por lo tanto, simples medidas paliativas que buscan evitar la ejecución de software malicioso en los equipos. La única forma de erradicar por completo estas vulnerabilidades es mediante el diseño de nuevos microprocesadores que, a nivel hardware, no cometan los mismos errores.

¿Cuál es el problema? Que esos futuros microprocesadores (100% seguros frente a Meltdown y Spectre) tardarán años en expandirse y, mientras tanto, conviviremos mucho tiempo con equipos vulnerables (aunque paliados).