Casi desde su lanzamiento oficial en octubre, la pantalla del Pixel 2 XL ha sido sujeto de polémica. Las primeras unidades enviadas a usuarios y periodistas hacían uso de una calibración errónea, tenían ciertas heterogeneidades de color y mostraban un agresivo tintado azul cuando se observaba desde un ángulo diferente a los cero grados. Sin embargo, parece ser que algunas afortunadas remesas del Pixel 2 XL están exentas de algunos de estos problemas, lo que podría cambiar drásticamente el juicio general del producto.

Concretamente, Vlad Savov (The Verge) asegura que una unidad del Pixel 2 XL adquirida recientemente muestra una mayor uniformidad de color y un tintado azul casi imperceptible, a diferencia de los Pixel 2 XL entregados alrededor de su fecha de lanzamiento.

En su particular investigación, Savov descubrió que la calidad del panel no parece depender de la remesa o del momento en el que se fabricó. La unidad bendecida montaba una pantalla fabricada en octubre, mientras que varios usuarios de XDA Developers no hacen más que quejarse de pantallas fabricadas en diciembre (supuestamente mejoradas) con tintes azules.

Todas las pantallas son fabricadas por LG Display.El caso de Savov no es el único, pues varios youtubers han publicado vídeos en los que muestran sustanciales diferencias en las tonalidades de dos Pixel 2 XL diferentes. Las unidades bendecidas, no obstante, parecen ser un rara avis en el mundo.

Como The Verge informa, las diferencias entre pantallas podrían no deberse a la modernidad o antigüedad del panel. La raíz del problema podrían ser errores en los controles de calidad del producto, que dejarían pasar pantallas “erroneas” a las cadenas de ensamblaje. Esta teoría también se vería apoyada por otros muchos errores recogidos durante los últimos meses, como la entrega de Pixel 2 XL sin sistema operativo, sin accesorios, etc.