Cuando Guillermo del Toro vio por primera vez Creature From the Black Lagoon tenía 6 años. La película de 1954 trata sobre un grupo de científicos que encuentra a una criatura humanoide de rasgos anfibios y pretenden estudiarla. En una de las escenas, la protagonista de la película, Julie Adams, está nadando en la Laguna Negra cuando la criatura se le acerca por detrás y le agarra las piernas. Lejos de provocarle miedo, esta escena fue una de las favoritas para el director mexicano, quien pensó que era muy romántico y que terminarían juntos.

Sin embargo, eso no fue así. "Decidí que algún día tendría que corregir eso", afirmo Del Toro. Y, 48 años después de haber visto Creature From the Black Lagoon, el director ha dirigido su versión de la historia en su nuevo proyecto The Shape of Water (La forma del agua). La película se ha convertido en una de las más vistas en México desde su estreno el pasado 12 de enero y busca conquistar a los espectadores con la historia de amor entre Elisa Esposito (Sally Hawkins) y una criatura durante la década de los 60 en Baltimore, Estados Unidos.

Elisa es una asistente de limpieza muda en una instalación de investigación secreta donde la inquietante criatura es estudiada (y maltratada) por los científicos al mando del villano Richard Strickland (Michael Shannon). La sensibilidad de Elisa será lo que la criatura necesita para demostrar que no es en absoluto un monstruo y que detrás de su inquietante apariencia se encuentra un ser bondadoso y con la capacidad de amar.

Guillermo del Toro quiso mostrar una versión diferente a la de la criatura malvada y, en una ocasión, uno de los guionistas de Trollhunters, Daniel Kraus, le planteó una idea para un proyecto en el que un conserje descubre un monstruo en una instalación secreta del gobierno y se lo lleva a su casa. Esa fue la chispa que el mexicano necesitaba para explicar su historia de amor y acabó comprándole la idea a Kraus.

Finalmente, la historia llena de fantasía creada por Del Toro se ha convertido en una de las producciones más esperadas y una de las favoritas para los premios Oscar después de que Del Toro ganara el Globo de Oro a Mejor Director.

Las otras influencias

El clásico del cine de terror Creature From the Black Lagoon fue la influencia principal para que el director mexicano empezara su proyecto cinematográfico, a pesar de que cambió por completo el final de la película. Sin embargo, esta no ha sido la única producción que guarda relación con La forma del agua.

Swamp Thing (La Cosa del Pantano) es el personaje de la serie de DC Comics en la que Wes Craven se basó para su película del mismo título, estrenada en 1982. De nuevo, un grupo de científicos investiga a una criatura bajo alto secreto y, como en la película de Guillermo del Toro, la mujer protagonista se enamora de la temida criatura, poniendo de relieve una historia parecida a la de King Kong.

Otra historia de amor entre una mujer y una criatura es el eje central de la Bella y la Bestia, llevada a la pantalla grande por Jean Cocteau y, años después, en las versiones de Disney. La joven Bella empieza temiendo a la bestia, hasta que descubre que en realidad es una persona cariñosa y de la que acabará enamorándose. Al igual que en La forma del agua, el amor adquiere una nueva dimensión basada en la magia, la fantasía y en la capacidad de ver más allá.

A pesar de que a simple vista, Free Willy no parece tener una relación directa con la trama de la película de Guillermo del Toro, lo cierto es que una de las escenas de más tensión de la película recuerda al momento en el que el niño y mejor amigo de la ballena elabora un plan para salvarla y devolverla al mar.

El presunto plagio

La forma del agua está siendo un éxito en taquilla aunque no le falta polémica. Una de las películas favoritas para los premios Oscar está siendo motivo de controversia en redes por el cortometraje The Space Between Us, dirigido y escrito por el holandés Marc Nollkaemper, el cual tiene bastantes similitudes con la producción del Del Toro. Tantas, que la comparación entre las dos resulta por lo menos inquietante.

En el corto, una trabajadora de la limpieza en unas instalaciones secretas del gobierno encuentra en una de las salas a una criatura mitad anfibio mitad humano, el cual se parece además bastante al personaje de La forma del agua. Entre los dos surge un vínculo especial y, como en la película del director mexicano, la chica intenta salvarlo de una muerte anunciada.

Algunas escenas causan bastante impresión por su enorme parecido, como en la que la protagonista de The Space Between Us ve a la criatura desde un tanque con agua y los dos establecen el primer contacto desde el cristal.

A pesar de las similitudes, existen varias diferencias como que la criatura recibe el nombre de Adam, mientras que en la producción del mexicano se le llama "el activo" y, a diferencia de Elisa Esposito, la protagonista del corto no es muda. Por otro lado, La forma del agua se desarrolla durante la Guerra Fría, y el proyecto holandés en un futuro post-apocalíptico.

La polémica ha dividido las redes sociales desde que el parecido entre las dos producciones salió a la luz. Mientras que algunos usuarios critican los demasiados puntos en común, otros argumentan que muchas obras de arte cinematográficas están basadas en otras producciones y ponen de relieve las diferencias entre las dos.

El escándalo ha llegado hasta tal punto que los directores se han pronunciado al respecto. Al parecer, las similitudes parecen ser una casualidad o eso es lo que piensa Marc Nollkaemper. El director mexicano y el equipo de The Space Between Us se reunieron en su momento y la cosa se prefirió dejar ahí, como una simple coincidencia.

Por otro lado, Guillermo del Toro recordó que la conversación entre él y Daniel Kraus que le dio la idea para la historia de La forma del agua tuvo lugar en 2011, al año siguiente se empezó a desarrollar el guion y en 2016 se anunció el lanzamiento de la película. El cortometraje holandés, sin embargo, no se estrenó hasta 2017.

"Lo que es gracioso es que tengo dos películas, Hellboy y Hellboy 2, que tienen criaturas acuáticas encerradas en tanque súper secretos en laboratorios así que ese concepto general no esta en el terreno de lo exclusivo", concluyó el mexicano en entrevista con Elsewhere.

De esta manera, Guillermo del Toro parece haber puesto fin a la polémica que pudo ensombrecer su producción. A pesar de todo, La forma del agua está siendo muy bien recibida tanto por los espectadores como por la crítica, y se espera que siga cosechando éxitos hasta llegar a la cumbre de los premios de la Academia de Hollywood. Una de las nominaciones más esperadas es la Del Toro como Mejor Director y, de conseguirlo, sería el tercer director mexicano en obtener el galardón después de Alfonso Cuartón por Gravity y Alejandro González Iñárritu por Birdman y The Revenant.