Facebook declara la guerra en contra de toda la publicidad relacionada con las criptomonedas. La empresa de Mark Zuckerberg ha dado a conocer su nueva política publicitaria, la cual prohíbe los anuncios que promocionan monedas digitales como Bitcoin, Ethereum o Litecoin, así como opciones binarias y las ofertas iniciales de monedas (ICO, por sus siglas en inglés).

Este tipo de anuncios "promocionan productos y servicios financieros que frecuentemente están asociados con prácticas de promoción engañosas, como opciones binarias, ofertas iniciales de monedas y criptomonedas", explicó Rob Leathern, director de gestión de producto de Facebook, en una publicación en el blog para empresas de la red social.

Facebook

No obstante, Leathern asegura que Facebook quiere que las personas sigan descubriendo y aprendiendo sobre nuevos productos y servicios a través de los anuncios en Facebook sin temor a estafas o engaños. Por el contrario, señala que muchas compañías de opciones binarias, ICOs y criptomonedas están actuando de mala fé.

Esta política es intencionalmente amplia mientras trabajamos en detectar mejor prácticas publicitarias engañosas, y su aplicación comenzará a aumentar a través de nuestras plataformas, incluyendo Facebook, Audience Network e Instagram".

Las nuevas normas no son permanentes, destacó, y serán revisadas a medida que la red social vaya mejorando su detección de anuncios engañosos. También indicó que es posible que no alcancen a captar todos los anuncios que deben eliminar de la red social según esta nueva política. Por tanto, pidió a la gente que informe a la empresa si encuentra contenido que la infrinja pinchando en la esquina superior derecha del anuncio.

Este no es el primer gran cambio que Facebook ha implementado en su plataforma este año, pero sí es el primero relacionado con criptomonedas. Recientemente anunció que los medios de comunicación serán calificados por su "nivel de confianza" a partir de encuestas realizadas a los usuarios. Además, ha modificado el algoritmo del News Feed para favorecer las publicaciones de amigos y familiares en lugar de aquellas de marcas comerciales o editoriales.