CoinCheck, la segunda casa de cambio más grande de Japón, ha sufrido el peor robo en la historia de las criptomonedas hasta ahora.

Los principales ejecutivos de la plataforma han confirmado en una rueda de prensa pública el robo de 530 millones de dólares en el token New Economic Movement (NEM), los cuales fueron sustraídos de su cartera caliente por un grupo de hackers desconocido, informó Bloomberg.

Las billeteras calientes son aquellas que siempre están en red, por lo que son un foco de robo. Por el contrario, las billeteras frías son más seguras debido a que siempre están fuera de la red. Para evitar ataques, la mayoría de las casas de cambio guardan los fondos en una cartera fría y solo dejan una pequeña cantidad de fondos en carteras activas. "Fue difícil para nosotros administrar la billetera fría", explicaron los responsables de CoinCheck.

Desde hace unas horas, todas las operaciones de compraventa, depósito o retirada de NEM y otras criptodivisas, excepto Bitcoin, han sido suspendidas, anunció en su blog la empresa. También han detenido otros métodos de depósito, incluidas las tarjetas de crédito, indicó a través de su cuenta en Twitter.

NEM es la décima criptomoneda con la mejor capitalización de mercado, y su volumen de operaciones más alto es en Japón. Por ello, esto ha provocado una caída de casi un 20% de su valor. Hasta el momento de esta publicación, se cotiza en 0,849096 dólares, de acuerdo con CoinMarketCap.

El robo ya ha sido denunciado ante la Agencia de Servicios Financieros de Japón y se espera que sea investigado por varias agencias gubernamentales. Coincheck está buscando cómo compensar a sus clientes, según sus ejecutivos, y confirmaron que para recuperar los fondos perdidos no ejecutarán ningún hard fork, una divergencia permanente en la Blockchain que ocurre cuando los nodos no actualizados no pueden validar bloques creados por los nodos que se apegan a las más recientes reglas de consenso.

Anteriormente, el peor robo en la historia de las criptomonedas ocurrió en 2014, cuando Mt. Gox, la mayor plataforma de intercambios de Bitcoin en ese momento, también con sede en Japón, tuvo que declararse en bancarrota tras perder 850.000 Bitcoins, que entonces equivalían a unos 350 millones de dólares.

De acuerdo con analistas de Morgan Stanley, se estima que a mediados de diciembre pasado, piratas informáticos se robaron más de 630 millones de dólares en Bitcoins. Tan solo la plataforma de intercambios de criptomonedas de Corea del Sur Youbit perdió el 17% de sus activos digitales y su creador, Yapian, se declaró en bancarrota.