Según fuentes cercanas a la compañía, Apple estaría trabajando en la actualidad para actualizar tres modelos de Mac que serían presentados y lanzados a lo largo de este mismo año. Dentro de esta nueva tanda de refresco habría lugar para un ordenador de sobremesa y dos equipos portátiles, el segmento que más alegrías le está dando a la compañía en los últimos años en materia de ordenadores.

Así lo recoge un artículo publicado en Bloomberg por Mark Gurman, un personaje conocido por sus contactos con personas próximas a la compañía de la manzana. Esto resulta bastante acorde a las informaciones de hace unos días que vaticinaban un próximo modelo de MacBook de 13 pulgadas que también vería la luz en algún momento del presente año y serviría para dar, por fin, el relevo al icónico MacBook Air. Si estos primeros rumores son correctos, podríamos ver un nuevo MacBook y un nuevo MacBook Pro con una renovación interior de lo más interesante.

Extendiendo el legado de los "Pro"

En la estos momentos, Apple incluye en sus MacBook Pro y iMac Pro dos coprocesadores ARM, además del evidente de Intel. El T1 y el T2, respectivamente, sirven para gestionar diferentes tareas de seguridad y encriptación (como los datos de desbloqueo de Touch ID en los MacBook Pro con Touch Bar) y suponen un paso más para acabar con el dominio de Intel dentro de los ordenadores de la compañía. Todo parece indicar que ahora lo que se busca es extender estos microprocesadores secundarios más allá de la gama Pro.

En el ámbito de los portátiles, uno de ellos estaría implementado en el nuevo MacBook de 13 pulgadas, mientras que el otro serviría para dar el relevo a los nuevos MacBook Pro, que fueron lanzados en 2016. Un tercero daría el salto, quizá, a los iMac que no llevasen el apellido más profesional de la familia. Apple también ha anunciado que está trabajando en un Mac Pro modular, aunque continúa siendo incierto si finalmente será anunciado en 2018. Otra opción es la llegada del olvidado Mac Mini, que lleva más de tres años sin recibir actualización alguna.

Esta unificación en cuanto a especificaciones internas podría suponer un paso muy interesante para las máquinas de Apple, aunque se desconoce todavía una posible hoja de ruta referente a su implementación definitiva. En cualquier caso, parece poco probable que ninguno de estos ordenadores vea la luz hasta, al menos, la conferencia de desarrolladores de la compañía (WWDC) que se celebra en junio.