análisis

MacBook 12″ 2017

- Jul 4, 2017 - 19:04 (CET)

Ficha técnica

  • Pantalla: 2304×1440 de 12 pulgadas
  • CPU base: Intel Core m3-7Y32 a 1,1GHz
  • RAM: 8GB
  • GPU: Intel HD Graphics 615
  • SSD: 256GB PCIe 3.0 x2
  • Puertos: 1 USB-C 3.0/3.1

Pocos Macs nos han gustado tanto, al menos desde un punto de vista estético, que el MacBook de 12 pulgadas. Pequeñísimo, ultra delgado, sin perder un ápice de elegancia, con una pantalla retina y muchas posibilidades. En el pasado nos dejó una sensación agridulce por falta de desempeño, pero algunas cosas han cambiado.

Horas después de la presentación del MacBook 12" original escribía en marzo de 2015:

El nuevo MacBook 12" Retina anunciado en el evento del 9 de marzo representa el futuro de los portátiles, no solo por parte de Apple sino de toda la industria

Nos sorprendía la carga de innovación que Apple había puesto en el nuevo portátil. La pantalla retina en un espacio tan delgado, el mínimo peso, que es prácticamente imperceptible dentro de una mochila o bolso. Pero sobre todo cosas como el nuevo trackpad, que daba una vista previa al futuro de la compañía. La retroalimentación háptica en una superficie sin partes móviles, algo que ahora inclusive el iPhone lo tiene, además del resto de portátiles de la compañía.

Pero durante nuestro análisis del modelo original, aunque seguíamos sorprendidos con lo delgada, pequeña y liviana que es, con la gran calidad de pantalla y el futuro que representa, nos dejó un poco decepcionados, particularmente con la falta de potencia.

El Intel Core M de 1,1 GHz que que se incluía en el modelo base era simplemente insuficiente, me veía con un portátil batallando en contra de procesos relativamente simples y por momentos casi inusable. Lo dejábamos en un 6,5 sobre 10.

En 2016 la situación mejoró. No tanto como nos gustaría, pero mejoró. Más procesador, misma pantalla, mejoras simples en el teclado y no mucho más. En aquel momento se quedó con un 7 sobre 10.

2017 la situación cambia significativamente. Intel finalmente ha fabricado procesadores capaces de ofrecer buenos desempeños que hacen que el MacBook tenga una muy buena experiencia de uso en condiciones de uso normales y con tareas intensivas sin sentir que el portátil se va a derretir.

El nuevo teclado

Una de las mejoras importantes que tiene el MacBook 12” es el teclado que funciona con el nuevo mecanismo de mariposa de segunda generación, el mismo que tienen los nuevos MacBook Pro. Se siente mayor recorrido al presionar las teclas y durante largas sesiones de escritura resulta mucho más cómodo que la versión anterior.

Lo he comentado antes, pero yo no soy de las personas que echan de menos un teclado mecánico con gran recorrido y sonido característico. A mi solo me interesa poder escribir rápido en un teclado cómodo. Es raro acostumbrarse al mecanismo de mariposa, pero una vez que lo has hecho, me ha resultado la forma más cómoda. No tiene nada que ver con el poco recorrido sino con la estabilidad de las teclas.

Es decir, al presionar la tecla, esta baja por igual en toda la superficie, y no se inclina como sucede con el mecanismo tradicional de tijera que usaba Apple y siguen usando otros fabricantes.

Al final creo que es un tema de preferencias personales. Lo malo es que, al menos con los MacBooks, no hay opción. Dicho eso, recuerdo las mismas quejas cuando Apple adoptó el teclado tipo chiclet. Los primeros años hubo muchas quejas pero con el tiempo todos nos acostumbramos y le vimos el beneficio.

Grandes mejoras en desempeño general

El desempeño del nuevo Core m3 incluido en el MacBook 12” aumenta significativamente gracias a las mejoras que Intel ha hecho en últimos meses en sus procesadores.

A diferencia de lo que muchos asumimos, el incremento en desempeño no viene tanto del cambio de arquitectura a Kaby Lake sino del aumento en la velocidad del reloj de los procesadores.

Por ejemplo, en 2016 la configuración base del MacBook 12” tenía un procesador Core m3 (6Y30) de 900 MHz con turbo boost hasta 2,2 GHz. En 2017 Apple ha actualizado a un Core m3 de 1,2 GHz (7Y32) capaz de hacer turbo boost hasta 3,0 GHz, que se nota bastante en momentos en que hace falta mucho poder de procesamiento.

Las configuraciones medias y altas también tienen mejoras significativas. El modelo de 2016 con procesador Core m5 tenía un turbo boost hasta 2,7GHz. El modelo de “alto rendimiento” con procesador Core m7 era capaz de aumentar velocidad hasta 3,1GHz. En los modelos de 2017, los chips i5 e i7 son capaces de hacer turbo boost hasta 3,2 y 3,7 GHz respectivamente.

En una situación similar al nuevo iPad Pro, los MacBook 12” brillarán cuando el siguiente sistema operativo sea lanzado. macOS High Sierra ofrece mejor soporte de reproducción de videos en alta definición pero sobre todo acelera significativamente la interfaz gráfica por medio de Metal 2, que está más en la línea de la arquitectura de procesadores y necesidades de hoy.

En términos de velocidad de lectura y escritura de la unidad de estado sólido (SSD), el MacBook de 12 pulgadas desempeña al doble que el modelo original de 2015. En mi reseña original me quejaba del pésimo desempeño a la hora de sincronizar Fotos, Dropbox y Google Drive cuando configuré mi cuenta en el portátil. En este modelo el proceso ha sido imperceptible, con muchas más fotos e información que dos años atrás.

La configuración personalizada más potente en un MacBook de 12 pulgadas será una buena noticia para quienes necesitan más poder de procesamiento, más memoria y más almacenamiento, incluye:

  • Procesador Intel Core i7 (Kaby Lake) a 1,4 GHz con turbo boost hasta 3,6GHz
  • 16GB de RAM LPDDR3 a 1,866 MHz
  • 512 GB de almacenamiento SSD

Eso sí, tener un portátil tan pequeño con esas características no es barato, más de 1.949 dólares o 2.200 euros en la configuración personalizada más alta.

Lo bueno se mantiene, lo malo también

Lo que Apple ha logrado con el MacBook en términos de tamaño y peso sigue siendo impresionante. No es fácil encajar una pantalla retina de 12 pulgadas en un marco tan delgado. No es nada simple incluir un procesador Intel en una carcasa sin ventilador y que el desempeño no sufra considerablemente.

Todo lo bueno del MacBook se mantiene: mismo peso con mayor desempeño, inclusive una hora más de batería, ahora capaz de durar 11 horas. Una pantalla retina, un teclado de tamaño completo, un trackpad multitáctil que funciona tan bien como en un MacBook Pro, aún siendo un dispositivo muchísimo más pequeño.

Pero lo malo también, en particular:

  1. Un solo puerto, que es USB-C y no Thunderbolt (como los nuevos MacBook Pro)
  2. La cámara frontal sigue siendo de 480p
  3. La pantalla retina no tiene soporte de DCI-P3 que muestra un espacio de colores más amplio que SRGB.

    El primer punto es el que más ruido me hace. Ya superado el no-drama de los puertos USB-C, en mi opinión Apple debió hacerlo Thunderbolt 3, como los MacBook Pro y así ofrecer más flexibilidad, velocidad y soporte de dispositivos.

La forma del puerto no cambiaría, los adaptadores seguirían funcionando y el MacBook 12” adquiere más valor.

La ausencia de espacio de color DCI-P3 es doloroso si sueles trabajar en paralelo con un iPad Pro, un monitor que lo soporta o uno de los nuevos MacBook Pro, porque estas cosas en realidad las notas cuando se compara, sino, eres inmune.

Sobre la cámara frontal en 480p, bueno, es verdad que cada día se hacen menos videoconferencias desde un portátil, aún así, no estaría mal una mejora, pero suponemos que con la absoluta delgadez de la pantalla, la única opción viable estas épocas es ponerla abajo de la pantalla, y eso Apple jamás lo hará.

Una cuestión de portabilidad

Por los 1949 dólares o 2200€ por el modelo más potente del MacBook 12”, con procesador i7, 16GB de RAM y 512 GB de memoria, tal vez sea mejor idea comprar un MacBook Pro de 13” que ofrece un desempeño mucho mayor, con la misma cantidad de RAM y almacenamiento por menos dinero.

Ese probablemente sea el razonamiento inicial. Sí.

MacBook 12" vs MacBook Air 13", una pulgada menos pero tamaño general mucho menor

Ahora piénsalo de esta forma: el MacBook de 12” de 2017 finalmente ofrece mucho valor por un tamaño mínimo y un peso que hace al portátil totalmente imperceptible cuando está en la mochila o el bolso, cosa que los MacBook Pro aún no son capaces.

El premium que se paga por el MacBook 12” es portabilidad e invisibilidad. Por el momento miniaturizar buen desempeño sigue siendo caro.

Conclusión

8.5
10

El MacBook 12” de 2017 finalmente cumple las promesas del modelo original de 2015: un Mac de mucha calidad, con un tamaño tan pequeño que es prácticamente imperceptible sin hacer concesiones en calidad de pantalla, autonomía y desempeño.

Nuestra recomendación es intentar comprar el modelo personalizado medio, es decir: Core i5 y 16GB de RAM. En caso que el presupuesto sea un problema, al menos aumentar la memoria RAM y así garantizar que el portátil sea útil por muchos años más.

En 2015, durante el lanzamiento del modelo original sentí que Apple sentaba un precedente en el futuro de los portátiles, pero nos dejó con una sensación agridulce al carecer del desempeño necesario. En 2016 hubo una mejoría interesante, pero este es el año en que he quedado, finalmente, muy sorprendido.


Pros

  • Finalmente ofrece buenos desempeños como para ser el portátil del día a día
  • El MacBook más liviano
  • 11 horas de duración de la batería
  • Pantalla retina en un tamaño pequeñísimo
  • Teclado mejorado con respecto a versiones anteriores
  • Hasta 16GB de RAM

Contras

  • El único puerto debería ser Thunderbolt y no solo USB-C
  • La pantalla es retina pero no soporta el espacio de color DCI-P3, ya disponible en los nuevos MacBook Pro y iPad Pro
  • La cámara frontal sigue siendo 480p