Toyota ofrecerá una variante 100% eléctrica o híbrida de todos sus vehículos antes del año 2025, anunció este lunes en Tokio. El movimiento también se aplicará a Lexus, la segunda marca del fabricante japonés.

Hasta ahora, Toyota se ha centrado únicamente en el desarrollo de vehículos de hidrógeno como el Prius. Los nuevos modelos, en cambio, harán uso de baterías, motorizaciones híbridas de hidrógeno y sistemas híbridos "enchufables".

Toyota siempre impulsó los vehículos híbridos de hidrógeno.

Para completar el giro estratégico, el fabricante japonés realizará una inversión total de 13.300 millones de dólares antes de 2030. La mayor parte de esta inversión estará destinada al desarrollo de baterías especiales para vehículos eléctricos.

Recientemente Toyota cerró un acuerdo con Panasonic para el suministro y desarrollo de baterías. La empresa de Osaka ya trabaja con otras empresas del sector del automóvil como Tesla.

La apuesta por los vehículos eléctricos de batería e híbridos "enchufables" supone un gran cambio estratégico para Toyota.

Toyota espera contar con más de 10 vehículos eléctricos (de batería y sin motor de combustión) a comienzos de 2020. Los mayores esfuerzos se centrarán inicialmente en China, donde esta clase de automóviles están cosechando una gran tracción.

Esta estrategia se asemeja a las iniciadas por otros grandes fabricantes como Mercedes-Benz o Volvo, quienes esperan electrificar toda su gama de vehículos a lo largo de la próxima década.