The Walt Disney Company ha dado un paso sin precedentes para la compañía y ha adquirido una parte de 21st Century Fox. El acuerdo se ha llevado a cabo después de que Bob Iger, CEO de Disney, y Rupert Murdoch, propietario del grupo News Corporation, iniciaran las conversaciones, según afirmaron fuentes de CNBC el pasado 6 de noviembre. La cifra de la operación es de 52.400 millones de dólares.

Las primeras informaciones apuntaron que Disney ha comprado una parte de la compañía y no ha añadido dentro del acuerdo las redes de transmisión de 21st Century Fox ni la programación deportiva. La empresa anunció que lanzaría su propio servicio de streaming en 2019 y que además incluiría la distribución del contenido deportivo de ESPN, por lo que no estaría interesado en comprar el servicio de deporte de la compañía de Murdoch.

El streaming de Disney podría obtener muchas ventajas de la toma de control de los estudios de cine por los recursos que se destinan a las producciones televisivas. Después de anunciar que se retirarán de Netflix todas las películas de Disney, la compañía apostará por los contenidos originales en su plataforma y tener al lado a uno de los estudios más importantes de Hollywood puede ser una buena estrategia.

Por otro lado, Disney será a partir de hoy una de las empresas de medios más influyentes, tras adquirir canales como National Geographic, Star (India), Sky (Reino Unido) o FX Networks. Fox cuenta también con un grandes producciones que podrían incluirse en el streaming de Disney, como Avatar o las series Los Simpson y Modern Family, además de las películas con personajes de Marvel como X-Men. En 2012, Disney llevó a cabo una estrategia similar con la adquisición de Lucasfilm, apropiándose de la famosa saga Star Wars, convirtiéndose en uno de los movimientos estratégicos más relevantes de los últimos años.

Las divisiones restantes de 21st Century Fox, por su parte, pretenden unir fuerzas para competir en el mercado y han llevado a cabo una nueva estrategia para centrarse más en la información y deportes. La sección de entretenimiento de Disney puede ser una gran ventaja, además de que se quedaría con sus canales de noticias Fox News, el canal Fox, las licencias deportivas y las filiales de transmisiones locales.

La compra supone además la cooperación entre dos de los seis estudios cinematográficos más grandes de Hollywood, los llamados Majors. A pesar de que Disney no ha absorbido toda la compañía, esta unión marca una nueva estrategia para conseguir alianzas que favorezcan los intereses de los grupos.