El paso de la borrasca Bruno por España ha cumplido los augurios realizados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). El ciclón ha dejado abundantes precipitaciones en toda España y nevadas significativas en las zonas de montaña, así como fuertes rachas de viento en decenas de provincias y temporal en las costas gallegas, asturiana y cántabra. Por desgracia, los efectos de la borrasca también han causado dos víctimas mortales en Tarragona y en Mallorca, además de numerosos daños materiales en todo el país.

Un hombre de 56 años murió en Tarragona al perder el equilibrio por culpa de un golpe de viento. El fallecido se encontraba arreglando una ventana de su casa, según ha informado Protección Civil de la Generalitat de Catalunya, cuando se tambaleó por los fuertes vientos y cayó al patio interior de la vivienda. Hasta allí se desplazaron tres unidades del Sistema de Emergencias Médicas para intentar reanimarle, sin éxito.

El segundo muerto se encontraba practicando windsurf en la zona de Es Barcarès, una cala muy conocida para los deportistas situada en Alcúdia (Islas Baleares). Por el momento se desconocen las causas exactas de su fallecimiento, que se confirmó cuando dos personas que paseaban por la playa vieron su cuerpo flotando en el agua. Tambiénn este segundo caso, por desgracia, las maniobras de reanimación realizadas por el personal de emergencias y varios policías no lograron salvarlo.

Numerosos daños materiales

Las agencias de meteorología de España, Francia y Portugal acordaron hace unas semanas utilizar nombres propios para las borrascas profundas en las que se estimaran avisos de vientos de nivel naranja o rojo, lo que podría provocar "un gran impacto en bienes y personas". Así ha sucedido con Bruno ahora y antes con la borrasca Ana, dos denominaciones que resaltan el esfuerzo de las autoridades para mejorar la comunicación de las alertas de seguridad hacia la ciudadanía.

Además de las dos víctimas mortales que deja atrás Bruno, el ciclón también ha causado numerosos daños materiales en toda España. Según RTVE, la circulación ferroviaria se ha interrumpido en varios puntos del territorio catalán como consecuencia del desplome de muros y andamios, la caída de ramas en las vías y otros elementos estructurales inestables. En Alicante, por otro lado, una mujer ha sufrido varias heridas en la cabeza después de ser golpeada con varios cascotes desprendidos de un edificio. Las abundantes nevadas registradas han provocado el uso de cadenas en puertos de montaña como San Isidro, Leitariegos, Connio, Tarna, Cerredo, Cobertoria, Somiedo, San Lorenzo y Ventana, en el noroeste peninsular.

La borrasca Bruno también se ha dejado notar en el País Vasco, donde se han tenido que cerrar los accesos al monte Urgull, el paseo Nuevo, el espigón de la playa de la Zurriola y el Peine del Viento, mientras que en Oviedo el fuerte viento ha afectado al Campo de San Francisco y a la oficina de turismo conocida como el Escorialín. Los usuarios han compartido también en Twitter algunas imágenes que reflejan las consecuencias de la borrasca Bruno a su paso por la Península Ibérica y Baleares.

https://twitter.com/BepGomila/status/946072643148632066