Los escándalos de acoso sexual han marcado un antes y un después en la industria cinematográfica de Hollywood. La pregunta que muchos se hacen en estos momentos es cómo van a afectar casos como el de Harvey Weinstein al futuro de la industria. Hasta la fecha, los acontecimientos han estado centrados en las denuncias masivas por parte de muchas víctimas y el coraje de las primeras denunciantes ha provocado que se rompa el silencio. Muchos de los acusados como Weinstein y Kevin Spacey están siendo investigados por las autoridades, pero hasta ahora ninguno se ha sentado frente a la justicia. Mientras tanto, la máxima institución en Hollywood ha decidido tomar cartas en el asunto.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas ha aprobado nuevos estándares de conducta para sus miembros con el objetivo de evitar que vuelvan a tener lugar comportamientos como el del influyente productor estadounidense, quien fue despedido de la academia tras las numerosas acusaciones de acoso y agresión sexual.

En un comunicado, la organización que se encarga de celebrar la ceremonia de los Premios Oscar señaló que los miembros deben comportarse de una manera ética y acorde con los valores de la academia, poniendo de relieve el respeto por la dignidad humana, la inclusión y la creación de un ambiente de apoyo. Asimismo, los nuevos valores destacan el rechazo a las personas que abusen de su poder, después de que Weinstein amenazara a sus víctimas para que guardaran silencio y no contaran los acosos a los que estuvieron sometidas. "No hay lugar en la Academia para las personas que abusan de su estatus, poder o influencia de una manera que viola los estándares reconocidos de la decencia", sentenció el organismo en un comunicado en el que también hizo referencia directa a los comportamientos sexuales inapropiados:

La Academia se opone categóricamente a cualquier forma de abuso, acoso o discriminación por motivos de género, orientación sexual, raza, etnia, discapacidad, edad, religión o nacionalidad. La Junta de Gobernadores cree que estos estándares son esenciales para la misión de la Academia y reflejan nuestros valores.

En el caso de que no se cumplan estos estándares de conducta, la Academia de las Artes se compromete a tomar cualquier medida permitida en los estatutos, incluida la suspensión o expulsión.

Harvey Weinstein fue la primera persona con la que llevaron a cabo estas drásticas medidas y el productor fue despedido de la academia. Cuando salieron a la luz los escándalos de acoso sexual, la organización afirmó que "la conducta descrita en las alegaciones contra Harvey Weinstein es repugnante, aborrecible y antitética a los altos estándares de la Academia y la comunidad creativa que representa".