Gal Gadot quiere enfrentar los escándalos de acoso en Hollywood. La protagonista de Wonder Woman ha mostrado su rechazo a las acusaciones y se rumoreó que pudo haber amenazado con no participar en la secuela de la película de Patty Jenkins si el director Brett Ratner no era despedido por Warner Bros..

Ratner fue acusado de actos sexuales inapropiados por seis mujeres, entre las que se encuentran las actrices Olivia Munn y Natasha Henstridge. La respuesta directa de Warner Bros. fue el cese del contrato con la productora RatPac Entertainment, fundada por el director en 2006. El acuerdo finalizará definitivamente en 2018 así como la relación entre las dos compañías valorada en 450 millones de dólares. La productora financió la primera entrega de Wonder Woman y la pregunta era si volvería a hacerlo en la segunda.

Sin embargo, antes de que Gal Gadot pudiera haber insinuado que no volvería a interpretar a Diana de Themyscira, las cosas ya pintaban mal para Brett Ratner. En primer lugar, el contrato de su productora con Warner Bros. finaliza a principios de 2018 y el inicio del rodaje de Wonder Woman 2 no está previsto hasta verano de ese año, por lo que sería poco probable que RatPac Entertainment tuviera tiempo de participar en la secuela.

Por otro lado, los numerosos casos de acoso sexual en Hollywood están provocando un gran rechazo. Si una persona acusada de comportamientos sexuales inapropiados formara parte de una película como Wonder Woman sería un gran escándalo. La película está ligada precisamente el empoderamiento de la mujer a través de la superheroína en la pantalla y de la directora Patty Jenkins detrás de las cámaras.

Seguramente, la salida de Brett Ratner de Wonder Woman 2 ya era un secreto a voces, pero de todas formas ha sido confirmada por la actriz este miércoles 15 de noviembre en el programa TODAY de NBC. Respecto a las supuestas declaraciones que apuntaron a que Gadot no actuaría en la secuela si Ratner participaba en ella, la actriz no lo ha confirmado ni desmentido.

En la entrevista, detacó que "se ha escrito mucho sobre mis puntos de vista y la forma en que me siento, y todos saben cómo me siento porque no estoy ocultando nada. Pero la verdad es que hay mucha gente involucrada en hacer esta película, no soy solo yo, y todos se hicieron eco de los mismos sentimientos. Todos sabían lo que era correcto hacer".

A pesar de la ambigua declaración, sí es un hecho que tanto Gal Gadot como el equipo no estaban a dispuestos a trabajar codo con codo con un acusado de acoso sexual por seis mujeres. Warner Bros. actuó rápido y le apartó del mundo del cine pero, en el caso de que no lo hubiera hecho, Gadot hubiera podido ser la adecuada para poner los puntos sobre las íes.

Ratner no ha puesto en peligro la producción que contará de nuevo con Patty Jenkins y Gal Gadot y que se estrenará el próximo 1 de noviembre de 2019. La superheroína, al menos por el momento, sigue ganando las batallas.