A Amazon le está constando hacerse un hueco en el mercado del streaming. Sí, tiene grandes series como Veep, e incluso programas especialmente populares como el sucesor de Top Gear, pero desde luego no tiene tanta visibilidad como el resto de plataformas, bien por estar integrado en su oferta de Prime en algunos países, que pasa desapercibido, bien por no se compatible con todos los dispositivos o tener un catálogo en algunas regiones como Europa más desfasado que su homólogo en USA.

Ahora bien, parece que la compañía se está pensando luchar codo a codo con Netflix y hacerlo de la forma que más le gusta al usuarios: contenido gratis, sin trampa ni cartón. O al menos esa la intención que revela Ad Age Reports, que se ha hecho eco de una serie de rumores cercanos a la compañía que apuntan a una versión inminente de Prime Video gratuita pero soportada con anuncios, como YouTube.

A día de hoy, Prime Video está disponible dentro del bundle de Prime por 99 dólares al año en EE.UU. (20, de momento en el caso de España) o 10,99 dólares en la misma región de forma mensual, el mismo precio que Netflix pero con mucho más servicios añadidos en la modalidad anual que el simple streaming de vídeo.

Por ello, y dado que le catálogo, pese a tener producciones originales como decimos, no está cerca del de Netflix en exposición y volumen, un tier gratuito con publicidad puede ser una forma de romper la barrera de entrada y posicionarse como una de las mejores alternativas para aquellos usuarios que no quieran o no puedan pagar una suscripción mensual o anual a un servicio de streaming, ahora además que la compañía quiere adaptar también El Señor de los Anillos al formato serie de TV.

Los números, no obstantes, son positivos para Amazon, solo EE.UU. se estima que tiene 80 millones de usuarios de Prime (aunque la mayoría de ellos utilizarían Prime Video de forma ocasional), frente a los 50 millones de suscriptores de Netflix (la mayoría activos) o los 48,6 millones de usuarios de servicios de cable.

Además, este movimiento puede no solo potenciar su servicio de video entre usuarios no suscriptores, también puede acabar robando usuarios a Netflix y atraer nuevos a su oferta completa de Prime si estos consideran que vale la pena el servicio. De momento, eso sí, no es más que un plan sin concretar, pero que puede poner el mercado de streaming de contenidos patas arriba, al menos EE.UU., el mercado de referencia.

Actualización 14 de noviembre, 17:40: En unas declaraciones al medio digital The Verge, Amazon ha negado que esté trabajando actualmente en un servicio de streaming de esta índole. La línea de actuación continuaría limitada, por tanto, al actual modelo de distribución disponible para los suscriptores de la plataforma. No obstante, en un panorama tan cambiante como es el de las plataformas de contenido en streaming, no sería de extrañar ver finalmente confirmado dentro de unos meses lo que ahora se apresura a desmentir.