Puebla ha vuelto a ser el centro de todas las miradas por cuestiones de seguridad después del asesinato de Mariana Fuentes, una joven de 20 años víctima de un disparo por oponer resistencia en un atraco. Los presuntos cuatro atacantes bajaron de un vehículo registrado en la plataforma de Uber y el chofer del automóvil ha sido arrestado por estar vinculado con el delito de feminicidio. El servicio de transporte privado está en el punto de mira, después de que Cabify fuera obligado a cerrar las operaciones en el estado de Puebla tras el asesinato de Mara Fernanda Castilla.

El caso de Castilla conmocionó a la sociedad porque el chofer del carro en el que viajó a su casa fue el mismo que le privó de su vida. Las consecuencias fueron directas para Cabify, y el servicio de transporte fue prohibido por las autoridades del estado mexicano. Hasta ahora, el Gobierno de Puebla no ha anunciado medidas parecidas para Uber aunque, una vez más, el conductor de la plataforma se perfila como el principal sospechoso.

El pasado 30 de septiembre, la estudiante de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) Mariana Fuentes fue asaltada en la calle por tres hombres en la colonia Reforma Agua Azul de Puebla. Al oponer resistencia, uno de ellos, identificado como Cristian "N" disparó a la joven, según la Fiscalía General del Estado (FGE). El conductor del vehículo en el que viajaban los tres asaltantes es un chofer de Uber llamado José de Jesús, quien permaneció en el automóvil durante el asesinato de la joven.

El conductor y otro de los sujetos implicados en el caso fueron arrestados este pasado fin de semana. Al respecto, Uber informó en un comunicado que lamentan el feminicidio de Mariana Fuentes y que desde el primer llamado de las autoridades "nuestro equipo especializado para trabajar en conjunto con las autoridades ha colaborado muy de cerca y proporcionamos toda la información pertinente sobre el individuo que está siendo investigado". Asimismo, el servicio de transporte privado resaltó que el delito, por otro lado, tuvo lugar cuando el chofer no se encontraba de servicio.

Confirmamos que este terrible acto de violencia no sucedió durante un viaje a través de nuestra aplicación y que la información proporcionada por Uber contribuyó a la pronta detención del involucrado.

A pesar de que el delito presuntamente cometido por el conductor José de Jesús no se perpetró durante su horario laboral, el feminicidio pone de relieve las implicaciones de los conductores en los últimos dos casos ocurridos en Puebla. Después del asesinato de Mara Fernanda Castilla, Cabify decidió implementar nuevas medidas de seguridad como un botón del pánico y un número de teléfono de confianza de un amigo o familiar que recibe toda la información sobre los viajes del usuario.

Sin embargo, entre estas nuevas medidas no se incluyó una mayor capacitación o control de los choferes que ofrecen sus servicios en sus plataformas. A pesar de que tanto Uber como Cabify afirman que los posibles conductores pasan por varios controles además de tener que presentar un informe de no antecedentes penales, los hechos ocurridos en Puebla a mediados y a finales del mes de septiembre indican que estos procedimientos podrían no ser suficientes.

Uber ha decidido llevar su apuesta por otro lado y anunció este lunes 16 de octubre la alianza con Seguros Dura y AXA Seguros México para asegurar los viajes que se realizan en el país a través de la aplicación. En específico, la Ciudad de México y el Estado de México estarán cubiertos por Seguros Sura y, para los otros estados de la República donde el servicio está presente, la compañía ha contratado a AXA Seguros México.

Federico Ranero, gerente general de Uber en México, afirmó en un comunicado que aumentar las medidas de seguridad es un esfuerzo que la empresa ha realizado en México para los socios conductores y los usuarios.

Seguiremos implementando funciones y cerrando alianzas estratégicas para tener viajes seguros, confiables y accesibles, como lo prometimos este año.

Los seguros contratados por el servicio de transporte privado cubrirán los daños a terceros por un accidente de tránsito y los daños de los ocupantes que se encuentran viajando con Uber. Por otro lado, la alianza permitirá que se cubran los daños materiales o el robo del vehículo. "Esto quiere decir que si el socio conductor cuenta con una póliza de seguro particular con cobertura de daños materiales y/o robo total, esta cobertura aplica sujeta al pago de un deducible del 10% del valor comercial del vehículo", añadió la compañía.

Esta nueva medida de seguridad, gratuita para los socios conductores y los usuarios, tiene como objetivo una mayor respuesta ante casos de emergencia como un accidente o un asalto. El pasado mes de agosto, la compañía anunció nuevas iniciativas para aumentar la seguridad de los conductores mientras realizan su trabajo.

Respecto a la seguridad después de los dos casos de feminicidio en Puebla, la compañía afirmó que se han rechazado a 32.000 aspirantes para convertirse en conductores de la compañía. Este tipo de acciones son las que pueden llegar a prevenir lo ocurrido en Puebla en septiembre y un intento de prevención con nuevos requisitos para los futuros choferes podría ser la manera en la que los usuarios puedan viajar más seguros.