La página web del Consejo de Ministros ha sufrido un ataque después de que Cataluña declarara unilateralmente la independencia y el Gobierno de Rajoy aprobara las medidas dentro del artículo 155 de la Constitución una vez que el Senado dio luz verde. A las 6 de la tarde hora local, el presidente del Gobierno se reunía con el Consejo para discutir los siguientes pasos tras la decisión de Cataluña de separarse de España. Horas después, la página web oficial no estaba disponible y el servicio no fue restablecido hasta las 22.30 aproximadamente. Hasta ahora no se ha reclamado la autoría del ataque.

Esta violación de la seguridad ha tenido lugar después de que Anonymous iniciara una ola de ataques cibernéticos en protesta por la situación en Cataluña. Hasta ahora, ha conseguido tumbar la web del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), del Tribunal Constitucional y de otras asociaciones como la Fundación Francisco Franco.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes 27 de octubre la disolución del Parlamento catalán y la convocatoria de elecciones en Cataluña el próximo 21 de diciembre. Además, se ha cesado al president de la Generalitat, Carlos Puigdemont, a su vicepresidente Oriol Junqueras y a todos sus consejeros. Después de la reunión, el Consejo de Ministros debía publicar las referencias de estos acuerdos, algo que no pudo realizar durante el ataque a su página.

Anonymous anunció este viernes a través en su cuenta de Twitter que la web del Boletín Oficial del Estado (BOE) también había sido atacada pero el servicio parece que ya ha sido restablecido y la página funciona con normalidad. Por otro lado, la web de la Facultad de Ciencias de Comunicación de la Universidad de la Universidade da Coruña también ha sido víctima de un ataque de denegación de servicio (DDoS), anunció la organización en Twitter.

La Casa Real fue la última víctima de hackeo por parte de Anonymous, después de que la organización empezara su campaña con los hashtags #OpCatalunya y #FreeCatalonia. El objetivo de estos ataques es apoyar a Cataluña porque consideran que la región está viviendo bajo la "represión" del Gobierno central.