La batalla legal entre Qualcomm y Apple ha escalado. La empresa de chips ha realizado nuevas demandas de patentes, esta vez en China, en un esfuerzo por conseguir la prohibición de la venta y manufactura de iPhone en el país asiático, donde la empresa de Cupertino produce la mayoría de sus smartphones. La querella se suma a la disputa de patentes que ambas compañías sostienen en Estados Unidos.

Las demandas fueron presentadas el pasado 29 de septiembre en un tribunal de propiedad intelectual de Beijing por infringir tres patentes no esenciales. "Apple emplea tecnologías inventadas por Qualcomm sin pagar por ellas", dijo Christine Trimble, portavoz de la compañía, de acuerdo con Bloomberg.

Las patentes en disputa abarcan tecnologías para la administración de energía y una tecnología de pantalla táctil llamada Force Touch, que es usada en los iPhone actuales. "Son algunos ejemplos de las muchas tecnologías de Qualcomm que Apple utiliza para mejorar sus dispositivos y aumentar sus ganancias", acusó Trimble.

La disputa entre Qualcomm y Apple

La pelea entre ambas empresas comenzó en enero pasado cuando la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés) presentó una demanda alegando que Qualcomm obligó a Apple a utilizar sus chips para obtener mayores regalías por su patente. La empresa de Cupertino siguió con una demanda de 1.000 millones de dólares contra Qualcomm tres días después de la denuncia de monopolio.

Qualcomm alegó que la demanda se basó en reclamos sin fundamento y acusó a Apple de tergiversar hechos, y discutió abiertamente una contrademanda al tiempo que dijo que esperaba que las operaciones continuaran como siempre antes de oponerse a Apple.

Desde entonces, Apple ha estado reteniendo pagos de regalías a Qualcomm. En mayo, se informó que la empresa de chips estaba buscando la prohibición de importación de iPhone en los EE.UU.. Apple también ha dado instrucciones a sus proveedores de no pagar regalías a la empresa de chips.