Rose McGowan se ha convertido en el eje central del escándalo de los abusos contra Harvey Weinstein. La actriz acusó de mentir al actor Ben Affleck a través de su cuenta de Twitter después de que este afirmara que no sabía de las conductas del productor. La red social bloqueó la cuenta de McGowan y, a partir de ahí, la protagonista de Charmed lo fue también del movimiento para acabar con el acoso sexual a las mujeres.

Un día después de que la cuenta de Twitter de Rose McGowan fuera bloqueada y posteriormente restablecida, se creó el hashtag #WomenBoycottTwitter en señal de protesta. Sin embargo, el movimiento se intensificó con la llegada de #MeToo, en el que víctimas de acoso sexual de todo el mundo contaron sus experiencias.

La actriz fue clave en la ola de denuncias a Harvey Weinstein; no solamente por ser una de las primeras mujeres que sacó a la luz su caso, sino también por afirmar que fue víctima de una violación por parte de su productor. A causa de los recientes acontecimientos, McGowan creó la página RoseArmy.com, con el objetivo de fomentar que las mujeres levanten la voz por escándalos como el de Harvey Weinstein. La actriz comparó a la mujer con una rosa y explicó que "tenemos espinas, y nuestras espinas llevan la justicia. Y nuestras espinas tienen consecuencias. No seremos más dejadas de lado".

Rose McGowan ha dado su primer discurso desde que se convirtió en una figura importante dentro del caso de Harvey Weinstein y en la conferencia de The Women's Convention celebrada en Michigan este viernes 27 de octubre, afirmó que después de 20 años en silencio, ya es hora de pronunciarse.

Me han avergonzado, me han acosado, me han difamado. Y sabes qué, soy como tú.

La actriz llamó a las mujeres a no dejar que esto siga ocurriendo y afirmó que han estado esperando mucho tiempo para que el movimiento suceda y se cesen con los comportamientos sexuales inapropiados. En relación al mundo del cine, Rose McGowan dijo que es hora de "limpiar la casa" y afirmó que la poca presencia de las mujeres en los estudios es inaceptable.

[Las películas son] contadas a través del 96 por ciento de los hombres en el Gremio de Directores de América; esa estadística no ha cambiado desde 1946.

Sin embargo, el llamamiento fue mucho más allá de la industria del cine y, en su primer discurso, McGowan advirtió que este comportamiento no es algo aislado. Los acontecimientos en redes sociales la han convertido, según la propia actriz, en una voz para todos los que han dicho a las mujeres que no son nada y para aquellas que han sido despreciadas. Por ello, instó a todas las víctimas a alzar la voz.

"Hablamos, gritamos, marchamos, estamos aquí. No nos iremos. Mi nombre es Rose McGowan, soy valiente y soy como tú", sentenció con el puño en alto. En todo el discurso, McGowan no nombró ni una sola vez a Harvey Weinstein, aunque no hizo falta. El nombre del productor flotaba en el aire, aunque la actriz no ha querido decirlo en voz alta porque subrayó que es un nombre horrible para escuchar y que la perseguido.

El "innombrable" para Rose McGowan sigue afirmando que no se realizó ningún acto sexual no consensuado, aunque cada vez son más las actrices que denuncian al productor. El escándalo sigue salpicando tanto a Weinstein como a su compañía aunque las víctimas parecen tener cada vez más claro que lo último que deben hacer es callarse.